miércoles, 9 de octubre de 2019

Antes de que me muera


Antes de que me muera
quisiera volver a respirar el aire que respirás.
Pasear delante del viento
y acariciarte el pelo,
ése es mi anhelo.
Quisiera también mirar el mismo escaparate
por el que alguna vez se le ocurrió a tu mirada reposar.
Yo no sé si habrás caminado por esas calles que caminé
de la ciudad,
pero antes de que me muera me gustaría mirar con una lupa
cada baldoza por la que alguna vez te pudiste tropezar.
Si por lo menos esto nunca va a ocurrir
quisiera realizar ese trabajo de investigación
antes de sucumbir.
La vida es muy larga para vivirla sin tu sonrisa,
y encima contar una y otra vez
la distancia que te separa de mí
sería algo que no podría resistir.
Antes de que me muera
quisiera contar los pasos que diste por esa calle,
ver si la cruzaste por la senda peatonal
o si te arriesgaste a atravesarla por la mitad.
No me hubiera gustado que un tipo en un auto te insultara,
pero si estaba yo en ese instante
hasta lo hubiera agradecido
sólo para mirarte una vez más.
¿Habrás tocado el picaporte de alguna tienda
en el centro comercial?
¿Podría sentir allí el perfume de tu humanidad?
Antes de que me muera
quisiera volver a pasear esa ciudad,
uno no sabe cómo es el destino,
quizás por ahí te obliga a irte
o te permite quedar,
quizás me hace el aguante y me guiña
para poderte encontrar.

9 de octubre de 2019




martes, 8 de octubre de 2019

En el paddle

En el paddle la pelotita siempre te da una segunda oportunidad, de besarla, de coquetear ante su presencia y hasta de reventarla contra una linterna. Si desde el otro lado viene a media velocidad, te da tiempo a acomodarte  y tomarte una pequeña siesta, hasta podés errarle y luego atraparla en el segundo intento. Te ponés el traje, dejas que la pared te la lleve a vos y, entre masticar y masticar en el retroceso, la podes devolver a tu oponente.

El paddle no es un juego de estrategia, es un juego de ubicación. Es ubicarte bien vos, ubicar bien la pelotita y reprimir la jugada del alfil hasta el final de la partida (en el cuerpo esperás la victoria concedida). No hay grandes secretos, sólo es menester saber descubrirlos y con ellos pasar el tiempo.

Hagamos un approach de fuegos, que no haya silencios, que las paredes no se inquieten y el revés vaya con efecto. En vos lo detecto. Que se aturdan los componentes de las pelotas, que se sientan perpetuadas por la magia desconsiderada de un vendaval de tierra mojada, aunque hagas como que no te importa, que alguna vez escupas la gota. Que aúlle la red con nuestros instintos, que la potestad del cerebro le arrulle al descontento, hasta sentirse seguro con su tormento.

Acariciar es limpiar la honestidad, la impunidad, para convertirla en vitalidad. La docilidad no es correcta, ya hay bastante cuerpo rondando por el mundo, como para que mi tiempo no sea sólo tuyo.

3 de diciembre de 2016

miércoles, 2 de octubre de 2019

"Y el camino se torcía lentamente"



La hojita creció fina. Tenía un latido inmenso. Untaba su deseo con una cuchara. Pateaba la pelota con los chicos del barrio. Tenía una camiseta de Boca con la 11 de Perotti. Pero se quedó en 9 de Julio. Paseaba hasta la tienda de discos de la vuelta de casa. Veía los lentes de Piero y escuchaba los gritos de Lucía Galán. Hasta pasaba a la casa de un vecino y le intentamos vender choclos que llevaba mi amigo Joaquín, pero el hombre no tenia dentadura. Si de porfiadas y descaradas ironías ha pasado la vida, hoy la crema en mi rostro es lo único que se ha mantenido firme, como una necesidad de perfeccionar el caparazón de una endeble estructura. La hojita se escapó del herbario, el aroma se exilió con la venta de los diarios. Me latía el corazón como en una novela, "como un carbón encendido", y si pudiera contar las nervaduras de sus ilusiones no habría forma de abarcar tantos brotes. Las alegrias están de arcada en arcada, se disuelven en baldes de agua como el líquido de las lágrimas, como los pasos que se van dando y no se van revisando, como las huellas que no están quedando marcadas, como el ámbito de la televisión, que es puro cuento, puro cuento, la ilusión es para mí el peor invento, el peor invento.

jueves, 26 de septiembre de 2019

La tontería

La tontería pasa, me chista, y mis oídos se sacrifican, en pos del bien, porque hay que ser buena chica, monja en las ilusiones y robot en las desilusiones, puede que hasta no exista todo este arsenal de pavadas, ¿serás vos o será la ilusión estúpida? Tontos los hábitos que cubren la siesta de las estrellas, tonto el féretro que me espera, tontas las palabras, que de tan bellas dudan si transportar o no sus placeres en una piedra, nadie se mofaría de ese candelabro que les prende fuego a las letras en una fiesta.

La tontería insiste en venir a la reunión, cegando las necesidades de mi incitación. Si tomo un vaso de agua con tu mirada habré perdido la oportunidad de dejarla relajada en una redada, tendré que atacar la barrera que se incrusta en tu horizonte y que frena tu actitud desprejuiciada.

La tontería se encoje de hombros, total su estupidez es tan clara como la condesa blanca, no se hace cargo de las horas insoportables ni de las pérdidas de tiempo fatales. Pienso en vos, qué tontería, como el eclipse que entre las nubes se opacó durante el día. Me abrazo a las contingencias, hago los trabajos prácticos, y entre bostezos, vuelvo a pensar en vos. Y como si no hubiera otra oportunidad, luego tomo la merienda y muerdo la existencia, para hundir posteriormente mi cráneo contra el almohadón del sillón en su ignorante posición.

La tontería hierve sobre la silla, está tan dura que mis huesos se astillan, ¿acaso espera que me siente sobre ella para estar más concentradita? Triplico mi persecución por si me escapo e intento dejar de sentirte. Tonta, ni con el mueble de mi abuela podría apartarme de este tiempo de amor que se vierte sobre mis horas. Volver a las fuentes, y cortar de raíz la conexión de mi mente, y mi tontería sería desatribuida a la gente, masticar el alma con mis dientes, ¡ser indiferente!

Éste es un inútil deseo embolsado e incoherente. Navegando sobre la tierra, batallando en la miseria, todo esto al corazón del huracán me integra. Poseo un inservible virtuosismo que emplea sus conocimientos en un cataclismo, tan apartado del cinismo, pero tan metido en sí mismo que me deja acariciar el abismo.

Me pregunto qué es amar. ¿Es decir sí a todo o decir la verdad? ¿Cómo es aceptar la realidad? Me encanta no tentarme y hacerle la contra a los pesares. No sé si la paciencia me llevará a algún lado o si me hará perder lo que he conquistado. Ya no te trato como un papel mojado.

11 de abril de 2017

miércoles, 25 de septiembre de 2019

Dia de docencia en paro

No soy buena para ir a un acampe. Soy tímida, casafóbica y hasta, muy seguido, perezosa. Me deprimo con facilidad, no en el ámbito de la depresión más oscura, sino en el sector donde las tinieblas te pintan las alas con su oscuridad. Unos dicen que somos unos desconsiderados en esta situación, y si te da por volver tus colegas te dicen de todo. ¿Qué pensás vos? Me pongo el despertador bien tempranito, como para llevarme el mate a la mesa y empezar a leer mis textos de los trayectos pedagógicos. Necesito esos sahumerios hindúes, los de Sata Sai Baba. El último que encendí fue hace semanas. Lo tuve en mis manos y dudé si prenderlo o no. El último siempre es el más importante, el más necesario. Pero hoy me dio fiaca ir hasta el centro y comprar una cajita. Estos días de paro me paran. No me gusta eso de ir a Casa de Gobierno, o a la Legislatura, y quemar cosas. La exposición me exaspera porque no sé qué tan verídico sea todo esto, qué tan certero, qué tan necesario. Sí, lo sé, no hay nada más necesario que cuidar tu salud, tu trabajo, tu sueldo, pero todo está metido en el mate, y no sabés qué tipo de yerba tomás. ¿Es eso necesario? No lo sé, pero es lo que siento. Por ahí vuelvo a leer los textos de los Trayectos y me distraigo, pasa una mosca y hasta huelo sus pensamientos. El suelo está con tierra y se me ocurre barrer con un poco de Lisoform. Pulga sale a pasear por el barrio y yo me arriesgo, a perderla, a no verla más. Todo parece ser riesgoso. No soy buena para eso del acampe, dormir a la intemperie, pasar frío, tomar mates entre todos, o un café aguado, no sé. En eso no me quiero arriesgar. ¿Reclamamos por la obra social y nos arriesgamos a enfermar? Cada situación te pone a prueba, pero yo creo estar a prueba desde que nací. Una y otra vez, como una especie de cosmopolita en la isla de mi casa. Encerrada. Aturdida. En silencio. Detenida. No quiero pensar en vos, eso me tiene a mal traer, pero en el silencio se escucha un latido. Aunque no lo quieras creer.


domingo, 22 de septiembre de 2019

En las tinieblas surge la verdad, la luz sólo te cegará

¿Qué es la intensidad? ¿Qué es el amor? ¿Qué es La Llama? ¿La desnudez del corazón? ¿Una plegaria? ¿Un sonido interno que te deja muda? ¿Qué es la intuición? ¿Qué es la ilusión? ¿Una luz que se prende y te deja a solas con el temor? Toda respuesta es infinita, como las almas, que huelen de nuevo en cada estación, que recuperan fuerzas después del dolor.
Si no lo ves no quiere decir que no suceda, es simplemente que creer a veces es demasiado hiriente. Pero si te salís del carril también habrás sido valiente, dicen que se requiere coraje para renunciar y nuevamente volverlo a intentar. ¿Y qué pasa si no tenés demasiado alrededor? ¿Será que no sos digna de lo que sos? Me pregunto por la soledad y no sé si es que sólo es un rebuzno o lo que merezco por no saberme integrar. Quién sabrá el valor de tus deseos, quién sabrá. A veces la luz no te alumbra tanto como la propia oscuridad. En las tinieblas surge la verdad. La luz te puede cegar. No valdrá de nada volverse a lamentar.

viernes, 6 de septiembre de 2019

¡Ja!, soy geminiana

Tengo la cabeza desconectada.
Cuando todo anda
con la conexión encaminada
las cosas van mejor.
Soy del 3 de junio,
geminiana,
no es chiste.
No es que sea doble cara,
es que tengo generalmente
una posibilidad asegurada.
A veces mi corazón hace explotar
las necesidades de mi cabeza.
A veces tiemblo
y no puedo hacer
que todo se enderece.
Absorbo el humo
como los árboles,
y me creo que los idiotas y los genios
pueden ser amigables.
La posibilidad, hoy,
está estancada.
Las aguas están cuajadas,
y las liendres, desmoronadas.
Bah,
eso es lo que me pasa ahora,
y no sé si es por ser geminiana,
que escucho tu voz
y parezco embobada.
Pero construyo planes
en forma solitaria,
le prometo a Dios cosas
para no pensar en vos mañana.
Un día ya es ganancia,
aunque al otro día
me sienta desequilibrada.
Estudio y le escupo
a la vagancia.
Pero hoy no quiero estudiar
y me siento decepcionada.
Todavía no sé cómo haré
para seguir viviendo mi vida mañana,
o pasado mañana,
sabiendo que nunca estaré con vos
de noche o de madrugada.
Tendré que construir casas
o proyectar sembrar unas cuantas estacas,
para alejarme de vos
cada vez que mi voluntad se caiga.
Tengo la cabeza desconectada,
te quiero tanto,
hasta te sueño,
pero no tengo nada.
Caminar en la cinta,
hasta tomar agua,
es un plan moderno
para no sentirme vaciada.
No te creas más de lo que te cuento,
siempre habrá una nueva posibilidad,
soy geminiana.

Hoy 

viernes, 30 de agosto de 2019

Its

"Its a wonderful time for love",
Pero debo ir a la escuela.
Y pasan los minutos tan rápidamente
Que me condenan
A esperar
Por otro momento
De mayor liviandad.
Mejor, para decir, "te amo"
Y soñar con el olor de tus brazos.
Si pudiera pensar menos en vos,
Sería más fácil.
Hacer el camino
Con ruidos en mis pies
Y la piel al aire,
Hasta pensar que hoy las carretas
Pueden ser aves
En un mercado de ventas.
Es un dolor profundo,
Pero aún más el amor
Me incita a seguir
Soñando.
La luz ya se aparece
Regodeándose con sus carteles,
Árboles que caen
Pájaros que mueren,
Las aguas se irritan
Y las almas sufren.
Afuera se hacen picnics
Mientras nos hacen daño.
Algo que me dice
Que debo partir,
No esperar
Por lo que puede venir,
Pero hay tanto por hacer,
Uno no se puede detener.
Mientras que las miradas
Se empiezan a encender,
Las llamas te avisan
Que el mundo puede perecer.
Cuando llegue
Caminaré sin lunares,
Sin una espada
Que hiera los mares.
Tan sólo voy a respirar
Para que me escuches
Y vos me oirás
Aunque el viento te grite.
Ya no les rogaré
A los santos,
A los que les enciendo una vela
Para que acaricies mis manos.
Voy a mirar desde un altar,
Sin rogar
Por lo que pretendo lograr.
Verás,
La voluntad es una hermandad
Tan fuerte
Que nada la puede amargar,
Aunque te acuestes tarde
Y recién el mediodía respires,
Viendo si el sol, y el calor
Atraviesan el salón.
Cuando me suena el corazón
Y siento que late por vos,
Llego a decir incoherencias,
Pero todo lo que se me ocurre
Es desear tu presencia.
Si el deseo está mal
Yo quiero hacerlo todo peor,
Volcar el café sobre la mesa
Y agarrar de la mano el resplandor,
Acariciar tus uñas
Avanzar por tu cuerpo,
Aunque las llamas me ahoguen
Y la naturaleza no nos perdone.

30 de agosto

viernes, 23 de agosto de 2019

Virgo

No tenemos demasiadas cosas planeadas, y lo que planeamos generalmente se va en un tubo, luchando por respirar, indagando sobre si era absurda o no su existencia. ¿Cómo se mide lo absurdo o no de la existencia? Si se resquebrajan o no sus valores, seguramente nadie podrá llegar a saberlo nunca, y pocos serán los privilegiados que habrán encontrado el camino claro, sobre por quién o para quién habrá valido pasar por esta vida. Quienes lo tienen todo consumado, pues, felicitaciones, han sabido cómo recorrer el sendero y han entendido cuál ha sido la clave, pero si el silencio es perpetuo, y cuando hablás, nadie hay para escucharte, todo es más complicado. Muchos no quieren escucharte porque no les importás, otros no lo hacen porque muy de vez en cuando hablás, y el sonido de la moneda que cae no es tan fácil de adivinar, no conviene esperar, te produce cansancio esperar. Si la vida es típica, creo que la sé de memoria, nada se me escapa, ni siquiera pensando que tal vez puedo estar equivocada, ni siquiera por eso. Podría ir a un psiquiatra y seguramente escucharía lo que dice mi mente, pero nunca atendería las demandas de mi corazón. Es inútil entablar un acuerdo con la explicación. Cuando más querés explicar, menos te entenderán. Sólo el sonido que realizan los pájaros es más verídico que lo que se agudiza en un corazón solitario. Sabés que alguna vez habrá un oído atento, escuchando, pero tarde o temprano el oído parirá silencio, porque todo es muy complicado. Nadie quiere estar donde está lo complicado. Alguna vez lo había expresado, y no sé si alguien lo habrá escuchado.

23 de agosto

lunes, 19 de agosto de 2019

Los feriados hacen que me condene

La mujer es un volcan en erupción. No hay potencia más fuerte, no lo digo sólo yo.
Yo no sé si alguien se anima a hacer cosas locas, pero no de cerebro, sino de corazón. Estas cosas suceden, podés trastabillar, no todas somos como vos. Si la anemia te inquieta, debés poderla enfrentar. Por más cruda que sea la noche, la duermo una vez más. Es ácido el silencio, la lengua se esconde y se retira a descansar. La vida que soñás no es tuya, y sin embargo te empeñás en seguirlo queriendo intentar. Estás enferma, pero hay líquido al costado y una pastilla para dejar de pensar. Te rendís a lo incierto, y aún así pretendes una vez más avanzar hacia lo que no va a llegar. ¿No te cansás? Sí, pero pretendo continuar. Con una pierna, o las dos, me imagino que nunca voy a dejar de hacerlo una vez más. Aún falta sembrar en el patio un árbol de jazmín, y todos estos días son aprovechables porque necesito no volverme a confundir. Alrededor veo espuma, gente que se viste y sale a pedir. ¿Y por dentro como vivís? ¿Te lo planteás? No, porque me voy a sentir mal. Si tenés una deuda con vos, con la de adentro, tarde o temprano la podrás pagar. Cuando el corazón se hace elástico es mucho más sencillo dominarlo. El lunes feriado está dominado, demasiado brillo que no brilla. Te entregás al camino y despertás, "alcanzaré las olas" y beberé con vos, aunque no estés. Los colores verdaderos son otros, el reloj no los marca, ni la edad, que te congela el alma pero te hace quemar el cuerpo. I will catch you, in other life, donde no haya más nada que yo, o que vos, y todos los ruidos se callen, y tengan angustia de interrumpir, y sólo encontremos ardiendo entre los cuerpos nuestra voz.

Ayer y hoy.

sábado, 27 de julio de 2019

"Love's never too late"

Vos te podés haber casado,
una y otra vez,
hasta el cansancio,
y yo te voy a seguir amando.
Si amás al jazmín,
si su perfume te incide,
si su planta se eleva
en tu jardín,
¿cómo dejar de amarlo?
Si la noche está quieta
y la moto ya descansa en el patio,
¿como no pretender
pensar en vos?
Ya son la una
y afuera no hay hielo,
el invierno se seca
y se agita la marea.
Los ojos piensan
más que el cerebro,
se agúan con sal
y se impregnan de veneno.
La música es incienso
y los dedos se aceleran,
para que mi corazón no lata
habría que llevarlo a la hoguera.
Nunca es demasiado tarde
pero el tiempo pasa pronto,
las hojas se van con el viento
y las almas se pierden en el alboroto.
Aunque te casaras mil veces
y hubieras transitado todas las iglesias
no amarte sería imposible,
así mi amor se perdiera.
Nos es tan tarde,
pero es demasiado pronto,
los pájaros se encuentran
cuando ya lo han observado todo.
Y si por fuera no hubiera
forma de reconocerte
tus ojos me dirían
lo que nadie pudo saber antes.
No hay modo de conservar
mejor un sentimiento,
que atar sus pelos al recuerdo
cada vez que puedo.
Una y otra vez recordarte
para nunca olvidarte.
No hay forma de que se harte
un corazón que late.

Noche del viernes 26 de julio de 2019

viernes, 12 de julio de 2019

La sonrisa y las medias

Por ahí se te va el corazón,
en la curva y el color,
te hace despistar de tanta amargura
para soñar como lo hacés vos.
Te das cuenta que aprendiendo
te va mejor,
aunque finalmente no logres
conquistar su amor,
pero siempre estarás esperando
ese momento con ilusión.
La sonrisa y las medias,
y hasta una lágrima, se cocinan al vapor,
todo lo malo se esfuma,
aunque haya malaria alrededor,
mirás una y otra vez ese semicírculo
y se te llena el alma de sudor,
no hay nada más hermoso
que repasar el comedor
y escuchar la música
que sale del grabador.
¿No es algo tan simple
pero a la vez tan bello
abrigar tus pies
con los colores de los derechos?
Aunque te pisen miles de alimañas
y vos estés luchando contra ellas
el amor siempre tendrá ventaja
con una sonrisa de esas.
No es aflicción
lo que me nubla el corazón,
sabré esperar
aunque la lumbre se apague alrededor.
Pasarán todos los monjes
y los aromas tibetanos,
y se rozarán las manos
cuando se crucen las voces.
Pero habrá energía
y esperará paciente el beso,
tarde o temprano el amor vence
porque no hay nada más bello que eso.
Por ahí se te va el corazón,
en la curva y en el color,
todo el que construye sabe
que espera siempre la ocasión.

12 de julio de 2019

martes, 9 de julio de 2019

Nada concreto ni equilibrado

Qué fácil es tener todo
tan divinamente arreglado,
disparar un beso
como si fuera kiwi
salido de la luna
al amanecer,
todo tan concreto
y equilibrado,
pero estás vos,
(el mundo es pensar,
más que nada en vos)
y todo parece
descarriado.
Hasta las lombrices
se han desestabilizado.
No es que estés sobre una mesa
o sobre un papel embriagado,
no es que te aparezcas,
porque apenas sos una canción
sin pasado,
ni es de carne y hueso el asunto,
es como un delincuente
al que no han trasladado,
todo tan deseado
pero poco probado,
los cuadros sin barniz
y las pinturas dejadas a un costado,
los discos marrones
guardados y acomodados,
las marionetas que me miran
y vos te hacés a un lado,
nada tan inutilizado
como este momento deteriorado.
Porque no es que sienta tu olor
pero escucho lo que no escuchás vos
de tu interior silenciado,
y me la creo toda
aunque vaya corriendo la mentira
de uno a otro lado.
Hay una inclinación a pensar
que es mejor hacer un paso al costado,
total nadie lo sabe
ni a nadie le importa
lo que a mí me está importando,
¿quién soy yo para creerme
semejante descalabro?
Eso de pensar al amanecer
y al anochecer
me va dejando el cerebro encorvado,
el alma tiesa,
y el corazón que late
a paso acelerado,
y todo esto es pensar
que es posible
lo que ya está imposibilitado,
me hace creer que el futuro
es un presente ya ganado.
No voy a darle la mano
a un organismo invertebrado.

09 de julio de 2019

domingo, 30 de junio de 2019

"Silencio, que no es silencio"

No hay ninguna razón
y hay tantas.
Unas se cuelgan en clavos
y la que no, te está abanicando.
¿Por qué hay sillas pintadas en la vereda?
¿Por qué los cordones de las calles son amarillos
y mi corazón se parte?
No hay razones para sentir
ni vientos a los que seguir,
¿por qué sopla el amor a mi lado?
Si no hay besos
y sólo el frío
está al costado.
No hay razón alguna
para que las avenidas sean doble vía,
ni que sienta amor por vos,
porque es una pesadilla.
¿Por qué el amor no se aleja, y ya,
si es más fácil estar tranquila?
Siempre es más fácil tener
latidos prestados,
inventar que amamos,
corromper la verdad, ¡mentir!,
mentir es mucho más fácil
que vivir.
No hay ninguna razón,
pero la bufanda
me la pongo como yo quiero,
y no para de sonar una y otra vez el látigo
en la ventana,
que sangre el vidrio
y que las persianas se mareen
junto a la helada,
es tan fácil decir adiós,
pero qué difícil es dejar de sentir,
si hay razones para hacerlo
y ninguna para no dejar de hacerlo,
es tan de recipiente de ensalada
meter todo ahí y hacerte la olvidada,
pero te presentás una y otra vez,
y cuando me pierdo
te volvés a presentar,
¡el momento es terco!
Es como no apreciar
las hojas secas del eucalipto,
es como dejar de ver
el atardecer cuando me retiro,
pero lo hago
y quiero volver atrás,
porque hacer eso
es la única posibilidad
de verte una vez más
y seguir viviendo,
aunque me quede desconsolada
por dentro,
una vez más y no sabré
si corregir o
quedarme en la cama a dormir,
porque no hay ninguna razón,
y sin embargo,
estás copando todos los rincones
de mi corazón.
¿Qué por qué la yerba es verde
y los mates están calientes?
Nadie lo puede responder,
son colores y temperaturas sociales,
que a alguien se le ocurrió inventar,
son comodidades
para el ser humano,
y querer tener al rebaño
bien asegurado,
como un buen día yo dejé que a mí
pudieras entrar
y hacerme respirar.
No hay una sola razón,
aunque sea la más poderosa,
las heridas parecen la vida
y las sonrisas una despedida,
¿por qué la heladera enfría
y el humano lastima?
No se sabe cómo amar mejor,
pero a mi me gustaría
darte todo a vos,
pero el todo es muy fino
y para algunos
no tiene brillo,
y sentirse realizado es tener un auto,
y una mansión
en una calle retirada,
y beberse el entusiasmo
de un singular bocado.
Pero no hay ninguna razón
para pensar en vos,
no hay una sola razón
ni en vos una pizca de amor.
¿Por qué los cerámicos son marrones
y la gente tiene tantas ilusiones?
Dejá de responder,
el silencio es mejor
a mi entender.

30 de junio de 2019

viernes, 28 de junio de 2019

"Ya lo verás"

El olor de las tostadas.
La merienda.
"Aunque estés herida ve hasta el final".
Hay una gran chance
debajo del mar.
Algas y musgos
y no olvidar.
Todo lo que queda arriba
no llega ni a la mitad.
Pero el olor de las tostadas
me hace pensar en el desayuno,
y aunque parezca imposible
los árboles se mezclan con los yuyos.
La herida de la lluvia
tiñe la tierra,
y por sobre la noche
la nieve la besa.
Aunque me quede quieta
en este matorral,
mi sueño
no cederá.
Te tocará,
"ya lo verás,
no necesito a nadie más".
Que a vos,
sólo vos.
Lo que sos para mi
no lo sos para otro,
lo que sueño
se quedará en mí
hasta que los saltamontes
trepen los muros,
y ahí te concretaré
en mi ser.
Sos vos,
"no hay nadie más,
no necesito a nadie más",
"ya lo verás".

Hoy.

viernes, 21 de junio de 2019

Sos humana

En medio del trabajo de Didáctica, y antes que termine junio, debo decir:

Sos humana,
se nota,
hay arrugas que bordean tus huesos
(y te quedan tan lindas),
hay enigmas que plantean tus besos.
Sos humana,
y no es malo,
porque hay sentidos que le das a la vida,
porque hay en vos luces que cierran heridas.
Sos humana,
tan humana,
es la condición epistolar de tus brazos,
es el calor de hogar de tu abrazo.
Sos tan humana,
y estás tan lejos,
es que las nubes separan las intenciones,
pero las almas apretujan las emociones.
Sos humana,
está tan claro,
porque la palidez de tu rostro es intensa
pero la ferocidad de tus ojos es inmensa.
Sos humana,
es hermoso,
no hay ilusión más hermosa que la humanidad,
no hay inspiración más fuerte que tu libertad.
Sos humana,
me gusta,
si no lo fueras las estrellas no hablarían de vos
y tu presencia no agitaría tan fuerte el corazón.

21 de junio de 2019

sábado, 25 de mayo de 2019

25 de mayo

La realidad a veces es enfermante, aunque haya que vivirla. Tantos puntos de vista y no sabés asumir con respeto la intensidad del tuyo. Pues entonces es mejor escuchar música. Es sábado. 25 de mayo y no comiste tus pastelitos. ¿Serán herencia española? Las comidas, como las actitudes, son puentes. Unen o te llevan. Debés tener ganas de hacer tantas cosas, pero sabés que hay una imposibilidad: tocarte es una. Podés tocar una aceituna, sentir su perfume, percibir en la boca su salitre, pero su alma es imposible, no llegarás a ella, ni aunque te arremangues y madures. Quizás sea demasiado tarde para madurar y esperar, porque esperar te puede matar. La realidad a veces te enferma, y otras veces vos mismo la enfermás. La gente prefiere personas sanas, ya demasiado tiene con su falta de voluntad, para encima tenerte que aguantar. Así que es 25 de mayo y te agrandás, te tomás un vino, te hacés unas empanadas y pensás. ¿Qué más se puede hacer en un día patrio? Muchos se van a hacer un asado, otros se van a pescar, pero las ilusiones sólo se cumplen cuando al menos dos las entienden y las sienten, cuando sólo uno se pone a caminar, el otro apenas va detrás. Las cascaritas de naranja no son para este mate, yo quiero todo y más.

lunes, 6 de mayo de 2019

Tardecita de lunes otoñal, tal cual

El olor de las hojas secas del eucalipto,
que yacían majestuosas
a la entrada de la escuela.
El cálido sol de esta tarde de otoño
que caía sobre la superficie del barrio.
Without you, de David Bowie.
Las fotocopias, su olor, recién salidas
de la fotocopiadora.
Los chicos que aguardaban por sus padres
o por la entrada a una clase.
La puerta que se golpeó cuando salía.
No pretendía que así fuera,
pero fue.
I have a face I cannot show.
El perro manco que paseaba
por el frente de la despensa.
¿Y si mamá lo adoptara,
como tantas veces ha pretendido adoptar
a un perro "de la calle"?
There has to be an invisible sun.
Tus ojos,
que son ojos parecidos,
pero son únicos.
La puerta de entrada del edificio
que sigue rota
desde hace tantos años.
Pasan las personas
y todo se vuelve a romper,
yo me vuelvo a romper,
y vuelvo a renacer.
Este yo lírico que me odia
y me quiere,
a veces se va,
y vuelve
para indigestarme de amor,
¡es que pienso tanto en vos!
One, two, three, four, five, six,
y hace calor,
un tibio calor
se cruza por mi cuerpo
y mi corazón.
Este otoño mal nacido,
se hace el tuerto
para que pienses
que se da por vencido.
Pero no.
Y voy a sacar la moto
para irme de una vez,
todo es un ida y vuelta,
todo es de nuevo otra vez,
lo que sentiste ayer
y antes de ayer,
lo tenías superado
y ante tus ojos
vuelve a aparecer.
There has to be an invisible sun
pero lo ves,
de nuevo lo ves.
No rain,
es tu recuerdo,
arde en mi otra vez,
miro a todos los lados
que me miran sin saber
por qué yo los miro otra vez,
la mirada está ahogada
pero saldrá a flote
cuando menos los esperés.
Feel it in my fingertips,
¿no lo ves?

06 de mayo de 2019

viernes, 3 de mayo de 2019

Te sé

Por ahí me enfrento
a los programas que debo realizar
de Lengua y Literatura
para la escuela.
Pienso en segundo año,
en tercero
y hasta en cuarto.
Si debo derrotar a la rutina
de esta forma no lo hago.
Me subo al plan de la pantalla
y me acompañas.
Los sonidos, más que sonidos,
son latidos del corazón.
Los tambores
y los acordes de la guitarra
más que notas musicales
son de mi alma
la exposición.
Y si miro a la pared
parece que de las rugosidades
nacen miles de sonrisas tuyas.
Como si fuera posible
evadir
la sensación maravillosa
del amor.
El Winamp es sólo una estampa
verde y brillosa
de mi ilusión.
La hora va pasando
y debo ir a la escuela
a entregar este manojo de hojas
que en nada tienen que ver con vos,
pero si lo pienso más que un poco
en cada pequeño pequeño paso del tiempo
me acompaña tu son.
Va rumiando,
como fermentando
mi dolor.
Atosigando
el poco escenario descubierto
que me ha quedado de vos.
A veces no sé a dónde voy,
te juro,
antes lo sabía,
todo era ciencia cierta
y razón.
Ahora tiemblo de saber
si algún día
volveré a dar el mismo paso
que ya di ayer.
Otra vez,
otra vez,
exprimo mi mente,
otra vez,
y no tengo la más pálida idea
de dónde iré,
sólo sé todo lo que le pasa al día
que sólo a vos te ve,
no sé si como un revés
o como el campo abierto
en el que jugaré.
Pero te sé,
por dentro te sé,
es lo único que sé.

03 de mayo de 2019

viernes, 26 de abril de 2019

Dos realidades

A veces escribo puras "boludeces". El criollo no se me da tan seguido, pero si la insensatez. De algo hay que vivir, y es mi vida:

Ayer y otro día.

Se me sale, el corazón se me sale, o quizás ya no lo tengo desde hace rato, porque ya no está adherido a la aguja, que está sin hilo y sin su musa. Se fue nadando en una lágrima, y explotó en el deseo de vos, se quedó mudo al verte, o se exilió solito donde todo puede ser. Pero no es, nunca es, pasás el momento esperando lo que no puede ser, tratás de vivir en el embudo que se mete en la damajuana, para ver si por ahí te perdés...pero seguís, adorando al tiempo, besando los labios del viento, y no los tuyos, los que me dejan sin aliento. Pasa el tiempo como si te comieras una tostada con queso, o una galleta de arroz con dulce de leche, así se pasa el tiempo, y mañana despertás y te das cuenta que en la mañana se cuenta la misma historia de siempre, y la de la tarde, y la de la noche, porque sigo esperando que te importe. Pero nada, ¿viste? Todo sigue porque sigue la gente, uno se va de viaje y el otro no puede aguantarse el olor de las cloacas, y las serpientes se desvisten a tu lado pero vos no te das por enterado. Te hacés la ofendida como si hubiera alguien que mirara, pero dentro de la fogata no se quema nada.
Mirarse al espejo, eso fue cosa de un tiempo. Hay personas que sirven para esos trances mucho más tiempo que otras. Y hay otras que permanecen pegadas a ellos, pero también hay quien no le hace falta beber de su veneno. Por dentro las cosas están mejor, no más claras ni más oscuras, mejor, y el amor que sufre no tiene más que amor que espera, atento el sentimiento, añejo el corazón, por las vidas he andado, y parece que en esta quizás me quede lejos de tu lado.

sábado, 30 de marzo de 2019

Esperando

Cuando un corazón late fuerte y nadie lo escucha está en peligro de que se calle. Pero para mí la soledad no es un problema, para mí el problema es estar sin vos. Sentir como el reloj va caminando con sus manecillas a cuestas, doblegándose ante las horas, y yo, minuto a minuto, sin vos. Hay que recorrer demasiado camino y muchos senderos, oler perfumes agradables y otros detestables, y todo eso, sin vos. Y que para mí ver como cae el sol en mi ventana, que a primera mano es una fiesta lumínica que se dispone a entrar a mi casa, o ver como la noche gime en el espejo del cuarto, haciéndome ver que es la hora del descanso, y descansar sin vos. Para mí la soledad no es un problema, no me va llenar mi tiempo con seres que no me inspiran ni me dan ilusión, ver que la gente viene y va como caminantes que hablan y callan, desde la mañana hasta que ya no dan más, sentir que las palabras van realizando demoníacos artilugios, metiéndose en tus oídos como incesantes zumbidos de moscas en la miel, todo eso lo tengo que escuchar y ver, todo eso sin vos. ¿A quien le importa que las personas te hablen o te halaguen? Todo eso te cubre de papel, pero el hierro escasea por doquier, y yo me niego a llenar el espacio que vivo, sin vos en él. Darle la potestad al viento de que ladre, andar por las calles con personas que te acompañen, ¿todo eso para qué? Prefiero la soledad serena, sentir que algún día tendré a mis pies la quimera, incitar al silencio para que siga cantando, andar en los espacios vacíos saltando, porque si no es con vos, ¿para qué? No se me da bien eso de andar cuchicheando, las horas son demasiado cortas para andarlas malgastando, y mientras tanto un vino me va acompañando, porque si no es con vos prefiero escucharle a la soledad el llanto, y seguir esperando.

30 de marzo de 2019

domingo, 10 de marzo de 2019

Las corazas


Las corazas son exquisitas,
están hechas de una comicidad invaluable
con el corazón,
van danzando como quien apuesta fuerte
a la devaluación,
y el ser se aturde tanto en su magia
que a veces no te das cuenta
si seguís siendo vos.
Hay un murmullo en su dureza
tiene trigo en su interior,
como la grandeza,
que lava los platos
aunque no parezca.
Muchas veces las corazas no se explican
porque no son descubiertas,
algunos las descubren
y otros conviven con ellas
como con las lumbres,
tan idiotizados,
y atornillados
a la apariencia.
Si la luz fuera verdadera
se vería en una pradera,
pero muchas veces los cócteles amarillos
sólo son atuendos sin brillo.
Las corazas son exquisitas,
van mostrando sus armas
a la codicia
para proteger al ser
de la envidia,
pero muchas veces terminás creyendo
que su duro manto
puede anular el llanto.
Los llantos no se anulan, si no salen,
y por dentro te terminan ganando.

7 de marzo de 2019

miércoles, 6 de marzo de 2019

Primer dia de clase


Hoy fue el primer día de clase efectivo, luego del período recuperatorio de contenidos adeudados del 2018. Hoy comencé también con mis clases de filosofía en la escuela (aunque no es la única materia en la que estoy al frente, ésta es mi gran ilusión), a pesar de no ser filósofa y pertenecer apenas al apartado existencial que cree tener el poder de poder hacerlo. Tomé las horas por una suplencia que se presentó en la escuela donde Mabel es vicedirectora (recuerdo cuando la ayudé con el escrito de la tesis del profesorado de Historia, hace años, y creo que estaba más feliz yo que ella). Se me dio la posibilidad porque me gusta la materia y porque hasta 2016 estuve estudiando la maestría en Filosofía, que luego fue postergada por mí y por la poca vergüenza que tengo en enfrentar mis limitaciones emocionales, pero bueno, ya está, a otra cosa. Sólo pude contar con la presencia de 14 estudiantes (un sexto año bastante interesante, según lo que pude ver hoy, y que se irá haciendo más grande en la medida en que se normalice el normal desempeño de las actividades escolares luego del paro nacional de estos días). Hablamos sobre los problemas, cada chico hizo una lista de problemas, que luego compartió en grupo y que finalmente cada uno de los que se formaron expusieron en la clase. El problema más recurrente fue el familiar, y el segundo la baja autoestima. Yo me acordaba de todo lo que estudiamos en Comunicación hace años, los patrones que se van difundiendo por los medios masivos y a los que tenés que responder para que el común te acepte. ¿Y qué si no es así? Te quedás solo, o no encontrás alrededor a personas que tengan tus mismas inquietudes, porque es así, se vive a diario, si no sos cool, o no te mostrás, o sos tímido, o no seguís un poco al rebaño estás en la lona. Creo que mientras sea una lona cómoda y no te afecte la soledad, entonces no pasa nada, pero la desolación a veces te alcanza, aunque vaya descalza y las medias tengan varios agujeros, por ahí te alcanza. ¿Entonces? Entonces por algo se empieza, plantear, leer, estudiar, aislarse de la porquería mediática y televisiva que te levanta y te baja como a las golondrinas. Ojo, no es LA TELEVISIÓN, pero es el patrón que difunde, y que va capturando cada pedacito de las cabezas efusivas que se plantan frente al ahora rectángulo de las cavernas, y que no hace el discernimiento. Miramos cuerpos, miramos “vidas”, miramos fotos, miramos anhelos, y luego miramos al costado, ¿y qué vemos? Demonios que no están a la altura de la muestra gratis, y de a poco vamos criticando, apartando, seleccionando, manipulando y defendiendo los patrones miserables que se han metido en nosotros sin aviso previo, porque cuando hacen daño no hay ningún warning en el aviso, va derechito a tu endeble cerebro. No sos flaca, o lo sos demasiado, no sos linda, o te pintáas demasiado, no sos alta o parecés Charlize Theron. Me parece que la historia de la Filosofía va a ser sólo el pequeño principio del cuadernillo de contenidos y actividades, y Sócrates y Foucault pasearán seguido por nuestra aula, como quien se desviste ante la tempestad por amor, aunque haga frío, y aunque no me mires nunca porque tenés miedo de enamorarte. ¿Hay que arriesgarse para que el miedo valga la pena? Creo que sí, porque si no sería un miedo devastado.

06 de marzo de 2019

Obsecuencia


Estoy oliendo a obsecuencia, ha entrado a casa con la finura de la tierra que revolvió el viento: me ataca, no es un invento. Dicen que con tanta revolución terrenal vienen las enfermedades, y no llueve, y siguen escapando los aires incondicionados, y sopla calor, desentierra la voluntad que los inauditos han de llenar.

Presiento que es fatal la enfermedad del corazón, por eso reniego absolutamente de esta situación y en el eclipse rockero perderé mi razón: no hay otra solución.

(Y ahora era necesario repensar, porque cuando una se enamora de un imposible es complicado, veo y siento a las baldozas de la acera todas salidas, como demoronando su experimento peatonal, y la gente de la Municipalidad no tiene jurisdicción para arreglarlas, lamentablemente. Yo tengo que ser fuerte, ya que el que no lo es pierde, una y otra vez pierde, y ni siquiera completar un millón de solitarios podrían remediarlo. También sé que hay que afrontar las consecuencias, pero a veces te da más bronca que tristeza, y molesta verse. 06 de marzo de 2019)

Las alabanzas vienen marchando, sacuden sus condenas como el mar virulento. Me hacen acordar a cuando en Cristina todo era disculpado por parte de sus fanáticos, ni una mínima duda, ni un pequeño hoyo negro en el ático, es el espíritu del enquistamiento que se acerca en cuclillas con la obsecuencia en los pies y un tarro de miel para beber. La verdad parece envejecer. Y no sabés si volver a creer.
No cuestionar es tirar a matar, cuando nada hay que pedir ni querer solucionar se podría erigir ese permiso al maltrato que tanto puede hacernos daño, y los síes eternos habitan en los caños, rogando secarse con paños. Llevar la conciencia a su realidad es pasear en beneficio de la libertad: no hay peor cárcel que creerse todo y dejarse alabar, es amarrar la libertad y entristecer tu voluntad.

Y en tu eclipse me acurrucaré, pero sé que todo es iluso, muy bien lo sé, como la garganta en la pierna de un gemido, masajeando la fiebre sobre lo poco que sé, hundiendo mis ojos la en piel, porque hay mucho que mirar pero no quiero ver más que tu nada (que no sé si tiene calma), le insistiré, la tentaré, enterraré sus campos de fuerza y la besaré. Y aunque caiga rendida le anunciaré la verdad, no hay ficha más arriesgada que jugarme a sacarla de la oscuridad, porque con mis besos seré para ella toda sinceridad.

16 y 17 de diciembre de 2016.

martes, 26 de febrero de 2019

"Una piedra negra en medio del alma".

Me lo preguntaré una y ochocientas cincuentas veces más, ¿vale la pena? Haber dejado de escribir en prosa para pulir versos con sonido ajeno, ¿vale la pena? Cada respuesta es errónea, porque sólo hay una que sería verdadera, y no sé si esa lo será también en alguna medida porque quizás ni siquiera la pregunta tenga sentido alguno. Me lo preguntaré de nuevo, ¿vale la pena? Esperar por un milagro que se conjure con el amor, y que cada paso que dé sea precisamente para comprobar que algún día pueda ser, ¿vale la pena? ¿A quién puede importarle hoy la felicidad?, es tan finita como esta miserable interrogación, juega con su dentadura sucia de día y se nos presenta mostrándose con todos sus dientes blancos de noche, de frente, ante nuestros ojos, de pié, altiva y serena, luminosa y endiablada, pero orgullosa de ser quien es, para tentarnos con su pasta adictiva, pero un día se aburre y se va detrás de sus nuevas diversiones. Por eso, ¿vale la pena? Alguien alguna vez se pregunta cosas, pero sólo es una vez, porque sabe que la pregunta hiere la quinta arteria del corazón, y preferirá antes no dañarla y no tener que suministrarle pastillas anticonceptivas de sueños, ¿por qué aún no han sido aprobadas? ¿Vale la pena preguntarse por la anticoncepción? ¿O es que tenemos que trabajar siempre la solución? Un día más como tantos, y como ninguno, le hace arrullos a mi corazón, y voy descompuesta de amor, me tomo unas pastillas, pero no hay remedio alguno contra la ilusión. El camino es largo, y el tiempo da una lección. Me lo creo para hacer de cuenta que la felicidad existe, pero no sé si será o no será. Y no voy a ningún lado porque muchas veces no sé a dónde ir, tampoco quiero quedarme, pero me quiero ir. ¿Llorar en vano es verdaderamente llorar? ¿O son sólo lágrimas cansadas de anclar? Mientras lo que llega se adereza con inventos, todo parece normal, pero cuando te das cuenta las cosas parecen ir mal. No quisiera que se vaya febrero sin haber salvado hoy mi corazón, o mañana, o cuando sea, la reverencia es cuidarlo y dosificar sus excesos, aunque no entiendas por qué está tan quebrado y ya no pueda ser del todo reparado. Al menos tenemos la libertad de haberlo intentado, una y otra vez, seguirlo intentando.

26 de febrero de 2019

miércoles, 13 de febrero de 2019

Una rutina

Es una felicidad
pensar en vos,
estés o no estés
de mi lado,
me mires
o no me hayas mirado,
cuando un corazón sueña
y tiembla
por el solo hecho de amar
a un ser humano
vive con el espíritu
siempre enamorado,
y a todas las muertes
habrá resucitado.
La ironía de la infelicidad
cuando el ser amado
no está a tu lado
es que a pesar de todo
no habrás amado en vano,
una sonrisa tiene el sabor
de un helado,
y ni la rutina supera
a un espíritu mojado,
a un alma que por vos
ha temblado.
Y lo más hermoso
es que los latidos te indican
el camino marcado,
hasta que has llegado
a comprender que la voluntad
no es un sueño fracasado,
es lo más hermoso
que has acariciado,
sentir ganas de amar
es el inmenso placer
que te ha tocado,
estés conmigo o no,
me ames
o nunca lo hayas intentado,
yo tengo la experiencia
de haber amado.
Aunque no me mires
me gusta,
la sal puede ser dulce,
y algo dulce
un poco estrafalario,
no sé si tus ojos
son más oscuros
o menos claros,
y a las pruebas me remito,
no necesito mirarlos
para contemplarlos,
por dentro todo es más bello
y más agrio,
pero se ve tan lindo
que hasta mirarlos
no paro.
Es una felicidad
pensar en vos,
todo es menos parco,
la vida es más extensa,
y la rutina
no deja a la acción
en el desamparo.
Una rutina que amo.

13 de febrero de 2019




lunes, 4 de febrero de 2019

Mentirita

Mentirita,
cada vez que inventamos
una pequeña mentirita
para ser feliz
no lo conseguís,
no,
y no sé si alguna vez
pueda surgir
eso de vivir
sin creer
lo que podrías tener
sin dejarlo ser,
te levantás de tu pequeña tumba
creyéndotela,
pero volverás
si no ves la realidad.
¿Cuál es la realidad?
¿La que duele y se te da por ocultar
o la que mostrás para no pasarla mal?
En el laberinto
vamos inventando
nuevos caminos
para despistar a los curiosos,
pero vos sola
te vas metiendo
en el sendero sinuoso,
y aunque ves que te amo
no te molesta
que lo intente en vano,
una mentirita más
para ocultar
lo que no se puede lograr,
no saber donde estás
pero seguís teniendo ganas de respirar,
quizás algún día lo logres
y te perdones
todos los errores
que cometiste
para buscar el mejor de los amores,
y aunque no te toque
ya habrá pasado la noche.

04 de febrero de 2019

viernes, 25 de enero de 2019

Como la canción de Enrique

Te amo cuando es de noche,
de tarde o de día,
y a veces hago un impás
para que mi corazón se rinda,
pero aunque no lo diga
pienso en vos
a toda hora del día.
Y sos en mí como un juego de palabras,
o una laguna salina,
y una calesita de sentimientos
que siempre gira,
o como un pliego de hojas
que nunca se terminan,
que tienen olores
y humedades que no se mitigan,
que abrazan al frío, al verano
y al agua bendita,
que tienen cables de plata y de cobre
y que te electrizan.
Y seguirás estable,
rivalizando,
con los demás mortales,
porque como siempre
habrás ganado la partida,
sin competir con espadas
ni con acciones distintas,
sólo con tu sonrisa.
Pero como las cosas
no siempre son
como pensamos,
a veces con la estupidez
miro el ocaso,
voy a las carreras de caballos,
me entrego a lo malo,
la paciencia me suelta la mano,
y tengo que vivir
a desgano,
sin el aroma de tu alma
embarrada
por el paso de los años,
pero luminosa
por haber subido
tantos peldaños.
Y ya me olvido
que es de noche
o que es de día,
miro por la ventana
y no descifro el enigma,
porque voy a quererte
hoy, de noche,
y mañana, de día,
aunque ya no tenga vida.

25 de enero de 2019











sábado, 12 de enero de 2019

Los títulos se repiten

Muchos se quieren a sí mismos,
pero yo te quiero a vos.
Y aunque me quiero a mí
no me puedo resistir
a vos,
a tu color,
a un olor que aún no sé cómo es,
pero prefiero pensar que lo sé,
como prefiero imaginar algún mar
que me dé lo que más alegría me da,
porque tengo una forma de creer
y de conocer
que no se ve
y que siento permanecer,
aunque abunde la distancia
y las penas aparezcan de la nada,
te tengo a vos en mi corazón
y con eso creo que me basta.
Y si doy vueltas por el centro
o me voy a la playa,
arde de todas formas mi alma
con esa sonrisa que me encanta
y que hace que todo valga,
hasta más que la palabra.
Muchos se quieren a sí mismos,
es la ley de la humanidad,
no lo podemos negar,
si no te querés perdés
hasta la fe,
pero mi fe sos vos,
sos el camino por el que estoy
y el encuentro al que voy,
seas de nadie, de todos
o sólo de vos,
te quiero para estar con vos,
para ver el sol,
para creer en el amor,
en el que creo ahora,
en medio de la gente inerte
y de la desolación,
entre los pájaros sin voces
y las flores sin colores,
yo te quiero a vos.
Los títulos se repiten
pero cada uno tiene su propia expresión,
igual que este amor que ha dado vueltas
y que te ha vuelto a elegir a vos.

12 de enero de 2019



viernes, 4 de enero de 2019

El primero de 2019

Te lo creés, querida, te lo creés,
¿ves?
Vas creyendo cada cosa
como si el mundo estuviera
durmiendo entre pétalos de rosas,
vas inventando alegrías
que terminan siendo mentira,
y el corazón se te estira
como una garrapiñada de miga,
un día cree
y al otro parece que se muere,
se aplasta sobre el sol
secándose con el calor
y no tiene la humedad de tu amor
ni tu resplandor.
Te la creés, mi vida, te la creés,
te salpicás en la estupidez,
huís del delito
para amoldarte al abismo,
las pequeñas olas del río
te van zarandeando como a un niño,
no sabés si dejar de ser
o ponerte más a arder,
como ardés ahora
debajo de la sombra,
esperando que su piel
te dé todo lo que necesités,
pero la lejanía
no es cosa de un día,
y más allá de lo que te motiva
te sentís perdida,
perdida.
¿Será que esto termina?

04 de enero de 2019