miércoles, 31 de agosto de 2016

Es un hecho.

A ver...En el Colegio 24 trabajan Marta Chávez y Tatiana Sánchez. El nombre de una y el apellido de otra hacen el nombre completo de Marta Sánchez. Con la locura infinita que me sucede en la mañana (es muy temprano), saqué junto a Pao e Iván esas conclusiones. No sé si tiene que ver con las vueltas de la lógica, o con los encuentros clandestinos de las casualidades, pero es como que las fechas, los números y las palabras últimamente se erizan suavemente entre ellas, abrazándose y deslizando por el mundo sus deseos de subsistir. Y claro, un día de octubre, un mes de mayo, un tipo de letra, un número ocho (número de la suerte de mamá y apropiado por mí hace años)...son demasiados principios conspirando a favor de la numerología.

Este Puerto Deseado ignoto y rebuscado, se ha detenido en una nube. Ayer, en el Inset, aceleré mis demostraciones poéticas. A veces pienso que no puedo seguir con este trajín existencial, de redes sociales y latidos. No cocino, apenas como y se siente el cansancio en la desaforada tarde. Vino Beti y dijo, "¡hace frío!, ¡qué helado está!". Pero acá adentro no se si voy, si me siento, si me quedo, o si este pensamiento me puede dejar en paz.

Soy tan contradictoria que a veces no sé si querer la paz o continuar con esta revolución diluida en el estómago. Muchas personas dan vueltas por acá, todas quieren dar besos, abrazar y decir "buenos días", pero yo sólo pretendo continuar, y me distraen. ¡Hasta aparece Milagros pidiendo la sala! Y Marité siempre saluda, y las voces revuelcan sus sonidos en el estreno de las conversaciones. ¿Cómo seguiré tratando de aclarar los hechos?

Yo te quisiera esperar, te quisiera seguir, hasta pretendo perseguir tu aroma desconocido. Pero una persecución no es bien vista por el común, y es más bien reconocida como una obsesión. La disolución de los términos democráticos no es mi objetivo, la democracia le pide ayuda a Freud, y yo le pido ayuda a la oportunidad que tenés de seguirme, porque ¡yo sí quiero que me sigas!

También me puse a pensar en cómo somos los geminianos. De casualidad ví el lunes el programa de Mariana Fabiani (¿o fue el viernes?), y un astrólogo describía los signos como si él mismo supiera las características personales de cada ser que habita la tierra. Decía de nosotros, palabras más o menos, que somos "verseros" por excelencia, o que usamos la palabra casi más que nadie. En eso coincido, pero la palabra "verso" me suena a mentira, y yo no creo mentir cuando te digo que me encantás, aunque me dirija al mercado poético para encontrar la metáfora perfecta. ¡Eso se siente, te lo digo ahora, acá adentro, bien adentro, en el alma! ¿Y si no cómo justificás que piense todo el día en vos? Le busco un patrón racional a mi conducta, y no puedo encontrar explicación. Tampoco puedo disentir con la situación y olvidarte, no puedo más que pensarte, no puedo más que desearte. Eso es un hecho.

viernes, 26 de agosto de 2016

Mi corazón

Abrí mi corazón, completamente, azorado, desconcertado, desquiciado, ya se mece entre sol y nubes desparramado, aireado, atónito, débil, ante tus encantos y frente a los delirios transfigurados del día. Ésta es la imaginación, débil pero traviesa, perenne pero vital, ansiosa pero voluminosa, por vos.

Es inútil desertar, a los desertores del alma los persiguen los recuerdos y el caudal del sentir desbocado, a los domesticados les insisten las verdades susurradas al oído, a los mágicos caminos que conducen a algún sitio (vaya a saber a qué transparente ciudad), los transitan los osados. Para quedarse abrigado en casa, con manta polar y café en mano, hay tiempo y más allá, hay un mañana practicante y fiacoso, pero el presente late agitado y ensordecido por la suavidad del roce indicado, ese contacto perfecto y subliminal que deseo.

Mi corazón tiene el torso desnudo, hasta se asemeja a un ser invertebrado, ofuscado, saltador de trampolines en piletas vacías. Huye de la nada y se regala en el todo, disiente con la cordura, suda en este invierno (quasi primavera) ventoso y molesto. Tiene pereza de fracasar en sus intentos, pero aún así se lanza a conquistar tu magia envuelta en indiferencia.

¿Qué es un latido? ¿Cómo lo invento? ¿Cómo lo configuro? ¿Cómo lo oculto en los intersticios de la lumbre? ¿Cómo agasajarte con uno, bien plantado y atinado, para que te levantes? ¿Cómo poder ser humilde para aceptar la irreverencia?

Hay un pliego del día donde se sosega mi corazón: en el sueño, cuando la gracia del silencio ejerce su poder lumínico. Y en el frío busca a su par, y en la lluvia su libertad, y en la noche su tempestad. La lámpara es testigo de su inquietud, como cuando en la tierra arcillosa y estéril de la meseta siembra sus palabras. Sin embargo, no hay escuchas interesados. El amor es apropiado, y la esperanza, un punzón a tientas en el calvo anochecer.

martes, 23 de agosto de 2016

De niña

"Ven a volar montado en la imaginación, y alimentar el cuerpo, mente y corazón". Y si hago de cuenta que soy una niña, quizás...Y si convierto mis intestinos en gacelas saludables, tal vez...Y si erradico mis broncas, por ahí...Y si pienso en paz y ya no con tormentas de uranio resignadas en mi alma, capaz...Pero "Haz de cuenta", “Campeón", "Lectura", "Alerta", "Luna de cristal", "El milagro de la vida", dice el gentío incrédulo, son sólo para niños.

¿Y si pudiera no amar sólo a un ser y amar a todos, aunque no me amen? ¿Y si pudiera revertir la nostalgia para saltar de la hamaca? ¿Y si pudiera frenar los impulsos y abanicar el aire con delicadeza? Pensar que de adolescentes, los seguidores de Xuxa aprendíamos con cada letra, una palabra que llegó un poco tarde para la formación intelectualmente emocional. ¿Y de qué aprendemos los adultos? Me refriego la pregunta varias veces, para ver si mato la sordera que tengo, o si formulo el cuestionamiento de otra forma, pero siempre caigo en lo mismo, no sé.

¿Y si pudiera contar hasta tres, abrazar, y sentirme mejor? Pero los adultos somos distantes, fríos, apagados, frenados, porque aunque la fiesta, la diversión, el murmullo, los chismes y las estrategias sean armas poderosas para fusionarnos con el mundo, yo no sé si realmente somos felices. ¡Pero qué idiota soy! Cierto, como dicen por ahí, no hay que vivir en la infancia eterna, no crecemos, nos quedamos. Pero quizás simplemente no quedarnos con lo mejor de la infancia es lo que nos hace crueles por encargo, y no cruelmente naturales como los niños. Y como si la crueldad fuera una barrera inaudita, también la niñez tiene autenticidad, frescura y voluntad eternas.

Yo sólo quisiera pedir prestados unos pocos de sus encantos para cuando flaqueo y me enojo, sólo quisiera saborear una carrera libre, sin obstáculos ni barreras, cuando quiero ponerme espadas, riendas y romper las patas del caballo con herraduras. Pero a veces hay incomprensión, y volvemos a perecer en el murmullo del mal, que asedia nuestras decisiones. Hago un impás, y escucho "Arco iris".

Jueves que pasó

Frío intenso, debate extenso en el pensamiento. Los ruidos cartilaginosos de un corazón que tiembla a mares, que ruge a rabiar, que incita a pesar de y en consecuencia a. Es un remix de impactos donde el alma desaparece y los latidos se secan la existencia. No encuentro nada y se destaca todo.

Grita el viento en la efeméride del jueves, tu silencio va en él y se condensa con los copos diminutos de la nieve. (Porque vi caer polvo con el viento). Este pasear me dirige a la reflexión, toda cual se estrecha a una canción.

No coordino este sentimiento, mas así es el tormento, fluye insistente entre la lluvia y sus filamentos.

Verbo amar, ¡callá ya!, ¡si aún no sabés por qué sos ni a dónde vas! ¡Cuál es tu motor y cuál tu fundición! ¡Si todavía no entendés de qué sos ni para qué andás! ¡Tenés un libertinaje acelerado! ¡No seas tan inocente que ni la naturaleza misma te entiende!

lunes, 22 de agosto de 2016

Impresiones antes de dormir, entre canciones románticas

"This is the sound of my soul". Miro hacia arriba y sólo veo la bandera canadiense. A su lado, la argentina. Son adjetivos gentilicios. No hay nacionalidades acá, pero si hay constelaciones que emiten fotografías de otras vidas. Sí hay países amados, no hay fronteras, ¡afuera la xenofobia! (Me lo repito una y otra vez, aunque tengo un trauma fóbico con USA).

 Tic tac del reloj, algunos temas de Roxette (los románticos) y de Spandau Ballet (de la misma índole). En unas pocas horas a trabajar (ya es mañana), y me pregunto por tu ausencia, y por tu presencia, y te extraño, aunque transites cada movimiento de las manecillas de ese elegante reloj. Demasiados adjetivos calificativos, como si calificar este momento tuviera alguna incidencia en lo que dejo o no dejo de sentir por vos.

¿Tendrá Dido la clave? ¿Existen las claves? Pensaba también en Ricardo Montaner y su "La clave del amor". Tiene menos claves que una partitura, seguramente, el amor, es como un indigente del arte, como un paseante perplejo del macadam: ha perdido ya demasiadas aureolas.

Y me debo ir a dormir, pero suena "High speed" de Coldplay, y es para quedarse a navegar sin miedo a ahogarse, sin temor a retroceder. No quiero volver a lo de antes: la trampa del silencio hoy es insostenible para ese ayer. Prefiero hamacarme suavemente en tu mirada, columpiarme imaginariamente entre tus brazos, con este "I don't want to live without you" de Foreigner, y retirarme a descansar.

Hasta luego, con este "In my secret life" de Leonard Cohen.

No, un pequeño instante más con la canción más preciosa de Sheryl, "It's only love". ¡Pero si es el retrato perfecto de mis sentidos!

domingo, 21 de agosto de 2016

Bella fatalidad

Una vela, un desierto, un naranja,
un pizarrón,
para escribir mis sueños.
Uno a uno llevarlos a pasear
a contrapelo
de las verdades,
orillar sus piedras, animar sus fuegos,
pintar sus voluntades
convertirlas en deidades.
Ahora sí que tiemblo,
suenan los duetos,
es como si me cantaran
mis deseos directos.
¡Que el corazón se pare
tan sólo para vivirte,
no es posible ya un momento
en que me niegue a sentirte!
Un aroma, un ritmo, una luz,
una bandeja
para entregarte mi alma.
Cargada está de sabores silvestres,
como de letras exquisitas
que se divierten.
Juegan a voluminar el aire,
perecer en su orilla,
enlazarse en un enjambre.
¡Qué hermosa fatalidad
es poderte encontrar,
ni aunque me obstruyan los cactus más versátiles
podría no desear quererte besar!

viernes, 19 de agosto de 2016

Por defecto, ilusos

Un sur por defecto, un norte por atractivo, una región por indefectible ilusión, un momento más, un paseo dionisíaco por el monte...Porque cada ilusión es una parte del alma que va formando un sueño, pícara y secretamente en forma desesperada pero atractiva. Cada sueño cumple su ciclo, para finalmente perecer en la manta del recuerdo. Pero acá está la verdad, ¡cada quien es dueño de sus propias ilusiones y de sus propias caídas, no son los otros los responsables!

Y sin embargo, seguimos, atrapados en esa maraña constitucional de sueños y burocracias ilusorias. Por eso, sólo me queda un trozo de silencio y una letra de canción para compartir:

"It's time, we said goodbye.
Time now to decide
Oh don't you feel so small,
dark is the night for all".

Dark is the night: A-ha




martes, 16 de agosto de 2016

Necesidad

¿Es necesario restablecer las paredes del silencio, pintar sus rayones, rebocar sus distancias, aceptar que entren sus luces, identificar su poder, negar la conciencia del afuera y jugar al truco en soledad? La ciénaga de la indiferencia suplica tenderse a un costado de mis pensamientos y el escalofrío que provoca me hace dudar.

Si pudiera revolucionar el silencio con tus ruidos, con tus movimientos centrípetos, con tu elegancia...pero hasta los paseantes más gloriosos juegan con armas comunes en el mundo, todas parecen ser iguales.

 Lo que se siente es más verídico de lo que se ve, y es más sincero de lo que se piensa. Un jabón opaco me lava el entendimiento y me centrifuga la comprensión, por eso es que no justifico nada ni niego nada, todo sentir está al rojo vivo y gime sin erudición. Soy otra.

Por eso quiero revolucionar al viento con este aire deseadense que no escatima en contaminarme de amor por dentro, desheredarme de libertad, saciar con desventuras mi regla primera de "concentración al poder".

Y con tácticas femeninas, pero inconscientes de triunfos y melodramas, deseo (DESEO) planificar una entrada a tus ojos y vencer, vencer en la revolución, revolucionar con una victoria, sacarle la ropa a tu corazón.

viernes, 12 de agosto de 2016

Preguntas

Listo, ya está, me pregunto tantas cosas y la pregunta es mi primera respuesta: ninguna. ¿Ninguna ocasión para rodearte de palabras? ¿Pueden las palabras ser tan fieles a lo que sentimos, que exactamente reproduzcan sin control absoluto de la conciencia, lo que nos transita el cuerpo y el corazón? ¿Ya está?

La fidelidad es un arma maravillosa, de virtud y de absoluto, si se aplica a la perfección no hay nada que la supere, ni nada que quiebre su voluntad de ser. ¿Por qué esconderla? ¿Por qué esconderse? Los disfraces juegan papeles inciertos y ponen al alma al límite de la desaparición. Hay disfraces que ocultan manjares exquisitos, pero hay otros que los llenan de sal. Hay tapones carismáticos que se regodean en nuestros rostros menospreciando lo que somos, ¿por qué no ser? ¿Por qué dejar de ser?

Manchar el ser con un disfraz bello e impactante puede salvarnos, pero sin ser no hay salvación. Maquillar la voluntad con ataduras respetuosas y societales puede ser digno, pero sin ser no hay libertad.

¿Ninguna ocasión para sacudirte el cuerpo a pura voluntad? ¿Ningún instante preciso para llenarte el corazón de caramelos? Larga tarea me espera, inmensa, preciada y bella tarea me inspira.

martes, 9 de agosto de 2016

Lucinda (algún día de 2012)


Me arrepentí después de decir que si, como a veces le sucede a este cuerpo y a esta mente sudada, clavada en espinas de la vergüenza, pero la vi y olvidé que había obsequiado un no a mi presente inerte.

Mamá va al sillón, y ella la sigue a mamá hacia el sillón. Mamá se sienta a la mesa, y ella encuentra su mejor hogar en una silla a su lado. Es tan mimosa. Maúlla si escucha a mamá. Hasta aquí todo lo coloquial se esconde detrás de los pelos blancos. Hasta aquí hay coordinación entre el mimo y la trampa que me ha puesto este animalito. Es el aparatito que más me sigue. ¿Será sólo por la comida? Es el pedacito de carne que más me escucha. ¿Será sólo para quejarse? Es un compartimento blanco que se mueve sin maldad. No hay menosprecio en ella. Hay sinceridad. Se lava para limpiarse las caricias, aunque sabemos que los gatos siempre harán lo mismo, quién sabe los seres humanos:

Maullando de noche, entendí que fue el ser que más reclamó mi presencia y atención en los últimos días. Me recliné para hacerle un mimo, y me contesta. Me quejé por sus maullidos nocturnos y tempraneros, me quejé por no poder dormir, sin embargo repaso la serie de acontecimientos posteriores y me doy cuenta que este pequeño y blanco costal de pelos me quiere. Incondicional, con broncas, iras, con alegrías y abrazos, tal vez después de haber roto miradas o impregnar de gotas los vidrios, quizás después de haberme quejado toda una tarde, como las tardes anteriores, como los días en que me perseguí (¡basta de castigarme y de perseguirme!), como las horas en que no se qué hacer, en que dudo si subir los escalones o taparme con los almohadones: como todo aquel escenario que pagué con idioteces y estupideces, como todo aquel mentiroso habitar, ah, ya, Lucinda me quiere.

(Hoy 2016) ¡Mi chica! Qué pura sos. Pensar que durante tus primeros meses de vida en esta casa me compré unos tapones para los oídos, como los que usan los nadadores, para no escucharte maullar en las madrugadas. Absolutamente, no me sirvieron. Sin embargo, la última vez que recuerdo a guardianes de sueños, te recuerdo a vos.

jueves, 4 de agosto de 2016

Segundo día de paro


Si pasa el agua bajo el puente, es menester agregar que ha pasado mucha. Desde la medida de fuerza implementada por el gremio docente a principios de este 2016 hasta ahora, fueron irreverentes la comida, el vino y la precoz concentración para leer.

Hoy es el segundo día de paro por el no pago de la primera cuota del aguinaldo. Yo tengo una cuota de latidos reservada para Marta, que se fue de Argentina pero no del corazón. Hoy Puerto Deseado me regaló rayos de sol y brisa, nada para despreciar en un pueblo que cada vez se bebe con más ansias al viento y entrega quietud. Hoy y ayer y antes de ayeres están siendo brisas de esponja y sumisión.

En la oficina de correos algunas gentes saludan y otras no. Poco acostumbrados estamos a disfrutar el derecho a ser gentiles, porque, ¡ es un derecho! ¡ Aprovechemoslo! De tanto en tanto me pregunto si no será necesario aplicar un poquito más el sentido común, o arriesgarse, o pisar tanto palabrerio y sentir un poco más. ¡ A veces creo que me hace falta jugarme una vez más por amor para terminar de estremecerme o aniquilar todas mis emociones de una vez! La última vez que pensé en esto llevaba la herida pintada en el corazón, y cuando me quise acordar ya no sentía más nada, el tiempo me dio sus somníferos y los chatos pensamientos me obsequiaron resignación.

Mañana es el tercer día de paro, hay reunión en el gremio y finalmente una movilización. Los transeúntes ignorantes gemirán sus quejas y algunos otros se aguantarán la explosión. Cuando guardamos tanto adentro puede pasar lo peor. Desde este cuarto caliente por la subida del aire del calefactor me cuestiono hasta cuándo... Hasta cuándo me dispersaré, hasta cuándo sentiré, hasta cuándo comeré frutas secas, hasta cuándo secaré escapes de agua, y goteras amuradas por la lentitud de la inmobiliaria en venirlas a reparar.

Ayer llovió, hoy salió el sol, rescaté una trampa del tiempo en mi cuerpo, amagó a percibirse como gran señor del momento, pero no, me dejó suave y blanquecina para seguir masticando mis sentimientos por vos. Mañana a la movilización, quién sabe cuándo a la revolución, del aire, del tiempo, del encanto, de la magia, del amor. ¿Cuándo la revolución del 4g para Deseado? Es que hoy internet colapsó. Quién sabe si podré postear este secreto, quién sabe si podré expresar esta ilusión.

Pienso en las cosas importantes de la vida, y en cómo insertarme dentro de tu corazón. Pienso en las estupideces, pienso en grande y luego vuelvo al pensamiento petiso. No quiero arrugarme sin poderte ver. Que el mar aún sea más limpio que de costumbre, que se vuelvan a escuchar los vinilos como antes, que el amor se convierta en placer y viceversa, y los viceversas más sutiles y venideros me den voz.

Más tarde, ahora debo revocar mi pared conciente (la única que me queda) con las meditaciones metafísicas de Descartes

martes, 2 de agosto de 2016

¿Amar?

El amor no existe. ¿Quién puede negar esta afirmación? O quizás existe solo, vaga solo, come solo, deambula solo, tiembla solo, pide solo, cuando no es correspondido.

Madruga, se levanta, vibra con los sonidos de los pájaros y se afirma en su péndulo. ¿Voy para acá o para allá? ¿Me desvisto y me muestro o me escondo? Dar a conocer tiene sus riesgos, ya no hay apelación, no hay retorno.

El amor escucha del ser amado una palabra y la guarda como obsequio impoluto, pero más tarde es testigo del enjuague visual, o de lágrimas en las mejillas, y se echa a descansar.

No hay forma de desestabilizar el poder del dolor, no hay manera de rociar con un extintor el nudo en la garganta. El amor espera, pero más allá de eso, desespera.

Tan difícil es que exista humildad en el amor...Choca desesperadamente con su propio éxtasis, una y otra vez, como generando un impulso onírico, como utilizando zancos para privilegiar su propio sonido.

Ya lo decía el filósofo, el amor es una desviación del conocimiento, no aporta ni contribuye nada hacia el buen ejemplo científico, sólo sirve si cabe analizar en él las cuestiones mentales y las generaciones cutáneas y subcutáneas de su existencia.

Y luego, como un gigante entre máquinas cuerdas, entiende, medita, cae en la cuenta de que amar es su máximo tormento, su mejor entretenimiento y su más grande deseo.