domingo, 31 de agosto de 2008

Domingoles...

En esta ocasión podría decir: nuevos son los trapos. Pero agregarle a las teclas la necesidad de que los ligamentos de la escritura expresen su sentir, es lo que me tiene sentada en este momento, con la cabeza gacha, entre los goles y las persianas mal cerradas.

Tengo la nueva, la nueva herramienta de escritura, la he utilizado para apremiarle los pasos con algunas músicas y videos, tengo el sonido del tecleo en la justa meditación de un domingo pasmado. Gracias a los señores que debían cambiarme la vieja Olivetti (¿vieja o malanunciada?), ahora puedo resucitar mis tardes flamenado unas estrofas directas y arrebatadas. Siento dentro una especie de aire que sube y baja, como la duda del bien o del mal en las fechorías.He abandonado por las funestas prácticas de la "Introducción a la Economía" el gentil momento de la escritura de mi libro. Pero ya resurjirá, ¡tengo tanto para contar!, ¡tanto pasto que cortar y tantas personas que se me atraviesan en el esófago que los entes perdidos encontrarán su nido!

Es un punto de inflección, así como un punto de reparo en el acondicionamiento de esta nueva máquina. ¡A navegar, que el corazón vuela!

viernes, 15 de agosto de 2008

Cambia todo cambia...

Cambian, las músicas y los momentos de espanto. Se aglutinan las neuronas y los neurismas de los escalofríos del corazón van pasando, quietitos están en la dulce espera del mañana.
Pero por ahora escribimos, protestamos por este querido Musimundo, Sicsa y Microsur que envuelven las coordenadas de la Olivetti en un ir y venir de palabreríos baratos. Basta de mentiras, ya estamos ofuscados, basta de decir que la culpa es de uno o del otro o del otro, dejen de acelerar los ritmos cardíacos sin sentido ni emoción, cómanse de una vez unos caramelos de bondad, espontaneidad y sinceridad, ¡cuanto le hace falta al país!...Denme por favor de una vez esa querida portátil para escribir y estudiar, un aparato que aun no he dejado de pagar y que ya me ha suministrado calambres espasmódicos y protestas por doquier, ¿es que lo bueno siempre tiene que costar?
Bueno, más allá de esta reciente aceleración, hay algo bueno. Pueden leer las noticias de Puerto Deseado, nuevas, modernas, del día, a través de mis palabras. No serán poéticas, pero son frases resultado del trabajo conjunto de varias personas de Vía Patagónica, para dejar en claro que la realidad está ahí, para leer, para pensar, para reflexionar y para modificar...
Los esperamos!!