martes, 12 de mayo de 2009

El silencio entre las voces


-->
Ya conozco las voces del silencio, nunca crearon tantas estratagemas en mi inconciencia. Delirantes sueños, sarcasmos descriptivos, escenas del polen entre las olas y el frío, pero los aromas de lo imposible convergen en el anillo del anhelo. Son espasmos, magnitudes, derrames de besos experimentados en las travesías del inconsciente, como agujas saxofónicas crecientes que pinchan la demencia. Te abracé una vez y respiré profundamente como quien mira una salida de sol en pleno final, es querer seguir agitando las almas, es querer seguir agonizando y soñando con los desvelos, es querer tenerte en el reflejo de cada mirada que crucé esta mañana al partir de casa…se ve la lumbre, el desierto, la risa y lo hipócrita de la necesidad de la satisfacción…se ve la calidez rozando las aceras, como rascar un poco algunas piedras y congeniar suavemente el camino del escape…me voy corriendo, agitada y enérgicamente camino, disfrazada de la alteración de lo que atrás queda.