viernes, 4 de enero de 2019

El primero de 2019

Te lo creés, querida, te lo creés,
¿ves?
Vas creyendo cada cosa
como si el mundo estuviera
durmiendo entre pétalos de rosas,
vas inventando alegrías
que terminan siendo mentira,
y el corazón se te estira
como una garrapiñada de miga,
un día cree
y al otro parece que se muere,
se aplasta sobre el sol
secándose con el calor
y no tiene la humedad de tu amor
ni tu resplandor.
Te la creés, mi vida, te la creés,
te salpicás en la estupidez,
huís del delito
para amoldarte al abismo,
las pequeñas olas del río
te van zarandeando como a un niño,
no sabés si dejar de ser
o ponerte más a arder,
como ardés ahora
debajo de la sombra,
esperando que su piel
te dé todo lo que necesités,
pero la lejanía
no es cosa de un día,
y más allá de lo que te motiva
te sentís perdida,
perdida.
¿Será que esto termina?

04 de enero de 2019

No hay comentarios: