miércoles, 29 de agosto de 2018

Naufragio oscuro

Yo naufrago en un mar oscuro,
(y he atravesado otros artilugios),
y no sé si en lo profundo
de sus aguas
dudo
o me abrazo a su magia
de animal oscuro.
¡Es tan insesante el oleaje!,
como incierto el maredaje,
va para allá,
viene para acá,
uno cada puntito en mi refugio
para que mi corazón no sea
puro barullo.
Pero luego me refresco
en sus aguas,
es como cuando el amor,
aunque no ames,
contagia,
necesitás ser de hielo
para no sentir
que hasta su color negro
es el mismo cielo,
y ni una crema de manos
puede resultarte más suave
que su arrogante paso,
tan alterado, tan insano
y tan amado.
Naufragar en su mar oscuro
hace el paso de los minutos
más duro,
descubrir en sus ojos puros
la insolencia de las llamas
es como caer en mi propia redada,
quiero descansar
y no hago más que sólo aguantar,
porque cada vez la amo más.
Yo naufrago en un listón oscuro,
y no sé si es la desolación
o el abismo
lo que me hace estar más firme
a las explosiones de cinismo,
lo que no entiendo
(que es mucho)
es lo que más me va dirigiendo
a vos,
como amar la vida
de una momia,
como clausurar un amor
recién empezado,
naufrago como si nunca
hubiera navegado,
al son de lo oscuro,
en un camino sin futuro,
abrazada a tus ojos de animal,
ojos puros,
a tus ojos puros.

29 de agosto de 2018

(Gracias Ale Sanz por el puntapié inicial).






lunes, 27 de agosto de 2018

Nombres

Hay nombres que tienen aromas,
como el del café,
que salta obstáculos
cuando las barreras perpetúan el poder
y sangran los milagros.
Hay nombres que tienen aromas,
como el de las nubes,
que hacen enjaular los sueños
para luego soltarlos,
¡no hay límites para la libertad
que derraman los faros!
Hay nombres que tienen aromas
como el del perejil,
y aunque los insectos se arremolinen
entre sus manos
habrá quien celebre la vida
en ese patio.
Hay nombres que tienen aroma,
como tu nombre,
no sé si se parece al de las rosas
o al de los uranios,
rebelde, atinado, pesado,
pero que tiene a mi nombre
maravillado,
no se han encontrado,
ni bailan,
las distancias de los estados,
y si no te nombré no importa,
olés como si te hubiera nombrado,
tan natural, tan airosa,
como los jazmines enamorados,
que se han puesto a pensar
en mares sin orillas,
en vientos sin escotillas,
y prohibido o no,
tu nombre huele a brisa
balanceándose en la cornisa
desplegando esa hermosa sonrisa.
Hay nombres que tienen aromas,
como el del artista
que huele a alma atrapada
en un inventario,
para luego saltar y romper la distancia
en un escenario.
Hay nombres que tienen aromas
y que forman parte del camino,
pero hay otros
que son el destino,
¿no querés ser el mío?

25 de agosto de 2018







sábado, 25 de agosto de 2018

A.O.

Las cosas se me escapan
por mi hueco tiempo,
tengo una hendidura hueca
en el beso que no te he dado.
Me duelen las lágrimas,
paso de vos
y no puedo
porque te quiero,
me lleno de vos
y no puedo
porque no te veo.
Tengo huecas las palabras
donde pasan todos
los pensamientos,
donde te pienso,
donde te siento,
donde puedo verte
y no puedo,
donde imagino,
y yo quiero vivirlo,
y no puedo.
Prefiero los días de semana,
el trabajo,
el tiempo libre me hace acordar
de vos
y en el fin de semana siento
amor.
Que no sea sábado,
que no sea domingo
ni feriado,
quiero estar llena
de días varados,
donde no pasa nada,
y pasan los estados,
y no los veo
ni los atrapo.
Quiero que no pase nada
y pasa de todo,
es como el ramo,
que agarré de prepo
y sólo era prestado.
Todo parece soñado,
ya basta de sueños,
no quiero ya solaparlos.
Hago ejercicios
y todo es en vano,
la cinta se aburre
hasta de mis pasos,
así que la dejo,
total todo es en vano,
hasta ejercitar los brazos,
para qué,
si no puedo darte un abrazo.
Te odio tanto,
y tanto te amo,
no sé si será verdad
o sólo es un afano
que le hice a la imaginación
un día de mayo.
Pero siento por vos
lo que no sentí en años,
un motor que se calienta
cuando no es verano,
un remolino de dudas
en medio del rebaño,
una ilusión óptica
en el abecedario,
una sola vocal
en mi armario,
y entre mis cosas
una nota del diario.
Pero siento por vos
todo lo que es en vano,
recorrer un camino
sin una guía a mano,
pero que es tan hermoso
como tirar piedras
en el lago.
Vámonos a algún lado
donde no hayan pasado aun
los sueños que no hemos soñado.
Pero siento por vos
lo que nunca voy a decirte,
te amo.

Hoy.




viernes, 24 de agosto de 2018

Viene la primavera

La primavera viene caminando
por allá,
pero no llega
por acá.

Y así como los autos
no guiñan
en las esquinas,
tus ojitos están cerrados
para el que mira.

¡Tan necesaria es tu mirada!,
que se siente a leguas
cuando se congela,
porque es alrededor de su oasis
donde todo se alegra,
es en su juego
donde las hamacas festejan.

"Bajá de la nube
y subite a la realidad",
pregona la humanidad,
pero de vez en cuando me parece
que en tus ojos puedo aterrizar
y para siempre estar.

Te quiero dejar,
mi raciocinio alumbrar
como lo pregonaba Kant,
y al rato te vuelvo a pensar
y me convierto en la insolente estúpida
una vez más.

Pero la estupidez es un gorrión
que canta por las mañanas,
y tan verdadero es su canto
que me da por hacer
lo que me da la gana,
alumbrarme de vos,
taparme las heridas,
dejar de confabular
con sonrisas de mentira.

La Primavera viene caminando,
me siento confundida,
y tal es mi admiración
por la vida
que, confusa o no,
y sin energía,
no me siento arrepentida
de haberte soñado,
resabio de ira,
silencio que grita,
amor de mi vida.

24 de agosto de 2018