lunes, 15 de diciembre de 2008

Hormigas viajeras

Unas hormigas aparentemente anarquistas descubrieron las huellas hacia tu mirada. Urgaban inquietas y pensantes, "sanateaban" en el camino, friccionaban los objetos de sus rostros y no se quejaban. ¿Habrá un camino posible, o es indómito el paraíso?

Abrazar la calma, entre hormigas y moscas atentas a cualquier quiebre y pérdidas de conciencia, puede resultar ofuscante.Me tiemblan los elogios, las risas me pasan a un lado bromeando con la ceguera atada a sus cuellos. Quieto el aguinaldo, la plata no alcanza y la mezcla de vinos hace que nos olvidemos si vamos o ya vinimos.

En medio del descontento general, que suda la playera con su eternidad punzante, están los que se guardan las hojas en los platos, y se contentan con acumular en alcancías monedas falsas. El cúmulo va a la tumba junto con los dientes, la sonrisa nos redime.

martes, 9 de diciembre de 2008

Entre la multitud...

Me perdí la mejor parte, la que da calambres en el corazón, aquella que ofusca el descontento y pinta besos en la pared. Los labios emiten un suspiro, te extraño tanto cerca del mar como los ecos de los barcos van en busca de calamares perdidos.


Me perdi la parte real, aquella en la que el fiambre no es comida, aquella en la que los vinos son la bebida del ciego y el agua la paz desperdiciada. Me perdí el abrazo de la mañana, aunque los transeúntes en el camino miran hacia abajo y escupen su descontento, es negra la vereda pero claros tus ojos, la claridad de tu sonrisa y tus manos vuelven, cada vez que las preguntas se me presentan.


Al final vuelvo como siempre al mismo sendero, el colectivo recolectando bocinazos y las naves desviándose de las miradas. Una entre la multitud es tu mirada.

domingo, 7 de diciembre de 2008

Más es continuar...

Cómo hago para continuar, un dia como hoy huele a misterio, los amigos huyen en la noche acalorada, los minutos son gajos que me voy comiendo a pasos rápidos y tiesos…la herradura existe debajo del pie como un calambre en el viento…Cómo dura la tregua de una mirada, cómo el hielo se evapora...es el amor que me ata a tus pensamientos, los moldea y adorna, los segrega en el beso, se los lleva mar adentro.


Pero descubro que la amistad es un olvido en ambos océanos…pasa el tiempo y huyen los halagos, las botas destruidas cantan el desvelo. Los caminos alejan las esquinas…tarde o temprano el aislamiento canta en secreto…sin darnos cuenta nos damos un atracón de olvido, y en una tregua de suspiros nos hemos perdido…


Cómo se continúa cuando el pozo está justo en el destino…es diciembre y regresa el hambre. Los turrones y las sidras marchan cantando entonaciones navideñas, los cassettes desempolvan melodías, el ojo regresa donde miraba, danzo con vos en el silencio, saltan los grillos, cantan los saltamontes, huelen las piedras, fuertes son los árboles, las paz entre tus brazos.