lunes, 7 de septiembre de 2009

...¿cómo llegamos acá? a la cima de la estúpida inconciencia y estreñez, al tope del olvido, al ocaso de las palmas arriba, al hambre de besarnos, a la escasez de un verso que se tope con tus ojos por la mañana.

¿Cómo llegamos a olvidar? ¿cuanta estupidez ha pasado debajo de tu alma para opacarla con una resaca de ignorancia? ¡cuánta libertad que te ha hecho libre del respeto! ¿cuántos ardores ajenos has descartado para camuflarte en un enchufe y volar?

...volar lejos, volar sin alas, volar de escape y disidencia, no volar atrapandote a tu corazon como quien vuela de veras....¡cuánta violencia más generarás con tu mirada, y con tu olvido? ¿cuanta desnudez has dejado en tu palabra, cuanto dolor has olvidado, cuánto has dejado de observar, cuánto de amar? ¡cuándo reconocerte oliendo la brisa fresca, cuándo saborearte debajo de una luna llena, cuándo el secreto amasado entre las manos, cuándo una bebida de tus labios!

...¿cuándo un beso pasó a ser un cursi engendro? ¿cuánto más ese desvío de conversaciones, cuánto más dejar de escribir la historia y perder la vida? ¿cuánto más recordar el desagrado del abrazo y no ubicarlo en un cuadro como en aquel día de mayo? ¿cuánta inocencia que no se quiere tener para con la viveza y la indecencia amanecer?

...¿cómo es que se llega a este momento, donde el atrás ya no puede con tu esfuerzo?