lunes, 15 de diciembre de 2008

Hormigas viajeras

Unas hormigas aparentemente anarquistas descubrieron las huellas hacia tu mirada. Urgaban inquietas y pensantes, "sanateaban" en el camino, friccionaban los objetos de sus rostros y no se quejaban. ¿Habrá un camino posible, o es indómito el paraíso?

Abrazar la calma, entre hormigas y moscas atentas a cualquier quiebre y pérdidas de conciencia, puede resultar ofuscante.Me tiemblan los elogios, las risas me pasan a un lado bromeando con la ceguera atada a sus cuellos. Quieto el aguinaldo, la plata no alcanza y la mezcla de vinos hace que nos olvidemos si vamos o ya vinimos.

En medio del descontento general, que suda la playera con su eternidad punzante, están los que se guardan las hojas en los platos, y se contentan con acumular en alcancías monedas falsas. El cúmulo va a la tumba junto con los dientes, la sonrisa nos redime.

martes, 9 de diciembre de 2008

Entre la multitud...

Me perdí la mejor parte, la que da calambres en el corazón, aquella que ofusca el descontento y pinta besos en la pared. Los labios emiten un suspiro, te extraño tanto cerca del mar como los ecos de los barcos van en busca de calamares perdidos.


Me perdi la parte real, aquella en la que el fiambre no es comida, aquella en la que los vinos son la bebida del ciego y el agua la paz desperdiciada. Me perdí el abrazo de la mañana, aunque los transeúntes en el camino miran hacia abajo y escupen su descontento, es negra la vereda pero claros tus ojos, la claridad de tu sonrisa y tus manos vuelven, cada vez que las preguntas se me presentan.


Al final vuelvo como siempre al mismo sendero, el colectivo recolectando bocinazos y las naves desviándose de las miradas. Una entre la multitud es tu mirada.

domingo, 7 de diciembre de 2008

Más es continuar...

Cómo hago para continuar, un dia como hoy huele a misterio, los amigos huyen en la noche acalorada, los minutos son gajos que me voy comiendo a pasos rápidos y tiesos…la herradura existe debajo del pie como un calambre en el viento…Cómo dura la tregua de una mirada, cómo el hielo se evapora...es el amor que me ata a tus pensamientos, los moldea y adorna, los segrega en el beso, se los lleva mar adentro.


Pero descubro que la amistad es un olvido en ambos océanos…pasa el tiempo y huyen los halagos, las botas destruidas cantan el desvelo. Los caminos alejan las esquinas…tarde o temprano el aislamiento canta en secreto…sin darnos cuenta nos damos un atracón de olvido, y en una tregua de suspiros nos hemos perdido…


Cómo se continúa cuando el pozo está justo en el destino…es diciembre y regresa el hambre. Los turrones y las sidras marchan cantando entonaciones navideñas, los cassettes desempolvan melodías, el ojo regresa donde miraba, danzo con vos en el silencio, saltan los grillos, cantan los saltamontes, huelen las piedras, fuertes son los árboles, las paz entre tus brazos.

lunes, 10 de noviembre de 2008

Nunca mejor que hoy, la hipocresía nos acaricia la puerta....

La vida es una…ilusión encaminada por la ignorancia. Un efecto descendiente por los labios de la tarde, la tierra vuela entre las gaviotas y los olores fluyen. Se quiebran los atardeceres, porque los ojos caen dentro de sus latidos y tiemblan las lejanas inquietudes. La vida es una carencia que se arrepiente de observar el porvenir, unos cobran, otros mueren de hambre, los vinos se tuestan y las orillas de las rías elevan la flaqueza de pueblos sin voz.

Menos que mirar es observar y amarrarse la garganta, la vida es una dentadura que mastica las alegrías porque digerir las amarguras ahuyenta los buenos augurios. Basta de libertades adornadas con la lumbre de la palabra, la hipocresía es la espina desgastada que matiza el iris y las canas. Es derecho perpetuar en la vida una esperanza, pero es deber obligarse a decir las verdades.

Cambian los trajes pero las mieles endulzan los albores de la palabra, cambia un nombre pero la indecencia es la misma. Es menester tomar cuidado con salir a la calle y observar a tu vecino, las miradas son inconclusas y las confianzas derrames de incoherencia.

Que le cambie el humor a la noche, que bebamos jugos de pomelo, que volemos entre besos estos antojos, que el café renuncie a dormirse y tus manos me despierten. Que la escasez del dinero penetre la arteria de la mezquindad, los billetes son falsos pero no alcanzan con salvar al mundo. Sólo tus ojos acaban con los duendes, porque la vida es una prolongación del cambio, es un amor verdadero si pasás frente a mi puerta. Me tomás la mano y ocurre. La vida ya no es lo que pensaba.

miércoles, 8 de octubre de 2008

Toronto dreams...

Toronto…

Los dedos circundan la cafetería y sus olores. Aromas lácticos y fuertes, la esfinge del dolor en los rostros, la indiferencia. El rastro del desaliento y el hedor de los dedos ásperos. Ruego oler de nuevo la libertad, porque no hay quejas sobre el atardecer y sus circunstancias. No hay otro Dionisios, no hay un Miguel Angel que esculpa mejor esta tarde que los apurados detractores del olvido a través de la fría ventana.

Afuera el frío es congénito, la plaga se eleva y se esfuma. Hay un ruego, hay miradas que van y vienen entre redes y computadoras, hay libros quietos y libertades enjauladas. De nuevo el olor del French vainilla, de nuevo el fuerte aroma del arábigo, y surgen las miradas, ninguna se cruza, ninguna obliga a la respuesta, pero me gusta obnubilarme con esta quietud, es el futuro y el pasado acumulados, es la llaga quebrada y los ojos urgidos por recabar información por todos lados.

Toronto es hielo pero es silencio, y el silencio no aturde entre las sillas mecedoras y los árboles floridos. Me desespera fomentar el desencuentro, pero entre las estancias extensas y las miradas que bajan está el ardor de la búsqueda, y buscarte entre la indiferencia hace que la fluidez genere una especia fuerte e intensa en el alma.

Te espero, espero encontrarte y abrazarte, arroparte, desahuciarte, porque el encuentro nos construirá de nuevo…la construcción nos robará el beso, la vida, el silencio.

lunes, 15 de septiembre de 2008

Un tenor después de la cena...

Si lo hay, lo haré. Dejaré un jazmín en la punta de la lluvia, su olor descompensará las penas, y los brazos abiertos cerrarán las heridas. Te abrazaré entre las esponjas y los cactus, los olfatos eternos de los perfumes encantados pasarán los límites, y los espejos migratorios nos mirarán aspirar el nuevo mundo.

La locura es un arte que no necesita de tragos ni hierbas, el tacto nos seduce, la rama se sacude, y me besás cuando los dormidos pájaros revelan sus viajes. Es lindo bailar en la noche, la hamaca hace danzar nuestros cuerpos envueltos, la caricia fermenta el beso y los labios se unen a la carrera de las luces despiertas. Caen las gotas, pero el cielo ríe y se anima a imitar nuestra desnudez, pasan las nubes y la vejez se hace joven, pasan los leones y las hormigas se tientan.

Hay optimismo al llegar, te besaré después de que el humo se espante y los grillos descansen.

sábado, 13 de septiembre de 2008

Miembros de la tarde...

La terraza está despierta, hay una calma revuelta e inquieta saturando los granos del viento...Muchos son los pasos extraños, y los raros que se avecinan. No los conozco pero el hedor es contínuo. La entrevista es mirar al otro y refrescarle su caos. La pregunta es poner con la espada una barrera. He aprendido tanto en estos días que entiendo por qué vale la pena trascender entre gentes y hecatombes pueblerinas. Miro a través de la ventana de la radio, la bruma de la insípida llegada de la primavera nos acompaña.

Tenemos el poder y la mano se encamina, tenemos la palabra y los labios nos dominan. Pero esta noche escupió la pereza de los flogs y de los blogs en estos campos de uranio. me atreví a mirar y reí, me cubro la cara y me vuelvo a asomar. Al lado te conservo, siento tu calma en estos puertos anclados en la siesta del langostino, me nutro de las rimas de tus letras y tus marcas me comprimen. Caminando entre las sábanas está tu aliento, la muda inconciencia y las manos luchan contra el viento. Las persianas se golpean, mis besos te desean.

domingo, 31 de agosto de 2008

Domingoles...

En esta ocasión podría decir: nuevos son los trapos. Pero agregarle a las teclas la necesidad de que los ligamentos de la escritura expresen su sentir, es lo que me tiene sentada en este momento, con la cabeza gacha, entre los goles y las persianas mal cerradas.

Tengo la nueva, la nueva herramienta de escritura, la he utilizado para apremiarle los pasos con algunas músicas y videos, tengo el sonido del tecleo en la justa meditación de un domingo pasmado. Gracias a los señores que debían cambiarme la vieja Olivetti (¿vieja o malanunciada?), ahora puedo resucitar mis tardes flamenado unas estrofas directas y arrebatadas. Siento dentro una especie de aire que sube y baja, como la duda del bien o del mal en las fechorías.He abandonado por las funestas prácticas de la "Introducción a la Economía" el gentil momento de la escritura de mi libro. Pero ya resurjirá, ¡tengo tanto para contar!, ¡tanto pasto que cortar y tantas personas que se me atraviesan en el esófago que los entes perdidos encontrarán su nido!

Es un punto de inflección, así como un punto de reparo en el acondicionamiento de esta nueva máquina. ¡A navegar, que el corazón vuela!

viernes, 15 de agosto de 2008

Cambia todo cambia...

Cambian, las músicas y los momentos de espanto. Se aglutinan las neuronas y los neurismas de los escalofríos del corazón van pasando, quietitos están en la dulce espera del mañana.
Pero por ahora escribimos, protestamos por este querido Musimundo, Sicsa y Microsur que envuelven las coordenadas de la Olivetti en un ir y venir de palabreríos baratos. Basta de mentiras, ya estamos ofuscados, basta de decir que la culpa es de uno o del otro o del otro, dejen de acelerar los ritmos cardíacos sin sentido ni emoción, cómanse de una vez unos caramelos de bondad, espontaneidad y sinceridad, ¡cuanto le hace falta al país!...Denme por favor de una vez esa querida portátil para escribir y estudiar, un aparato que aun no he dejado de pagar y que ya me ha suministrado calambres espasmódicos y protestas por doquier, ¿es que lo bueno siempre tiene que costar?
Bueno, más allá de esta reciente aceleración, hay algo bueno. Pueden leer las noticias de Puerto Deseado, nuevas, modernas, del día, a través de mis palabras. No serán poéticas, pero son frases resultado del trabajo conjunto de varias personas de Vía Patagónica, para dejar en claro que la realidad está ahí, para leer, para pensar, para reflexionar y para modificar...
Los esperamos!!

domingo, 20 de julio de 2008

"Nothing's true and nothing`s right", but...

La noche penetra a la lluvia en sus sueños en este Puerto Deseado quieto y ruidoso, en esta comunidad que calcina su energía con los alejamientos y las voces cortadas, con las ignorancias y la escasez de vitrinas cuajadas...Asistimos al reposo de una notebook sin morfinas ni grisines, comer será un sueño persistente en su andar, mojar mis ojos tu pertinente deseo. ¿Se arreglan las lágrimas después de haber brotado entre las raices y los papeles? No, pero una risa me despierta en el día del amigo, muchas risas, un millón de apretones de ojos y esplendores nocturnos..

En las mañanas de FM Dimension las piedras aparecen, las voces que se manifiestan en mi no me lo rebelan, pero la savia de las notas y las palabras quietas entre las pantallas tiemblan en mi como estrellas despiertas. Que les puedo decir, me da verguenza, y entre el micrófono a mi lado y el olfato de la ventana digo, y digo mal o bien, como los pasos que avanzan y retroceden...Pero digo, me quedaré con la flama.

Hace pocos días asistimos a la metamorfosis de un país en crisis. La lengua de la madrugada drogó las manos y las voces contuvieron por varios minutos lo que estaban por decir. Y se dijo. La esperanza se manifiesta de formas oblicuas y congénitas, del brazo de tu enemigo la savia fluye, de la palabra prestada el ego surge. Pero decir y apoyar antes lo que más tarde será un puñetazo de pared es tener poder, poder para transformar y cambiar un rumbo. No hay más poder que aquel que tiene la llama y la apaga, no hay mayor poder que vivir de la leña sin cortarla, urgen las preguntas del ahora en más, pero lo que ocurrió ocurrido está y la fe se cuela por las voces de los tapados...

Decir los nombres no tendrá sentido porque arguir en una décima de segundo lo que se ha meditado en veinte es el momento justo del cambio. Es ahora o nunca, levantar una voz, poner las piernas sobre la mesa, festejar que hay diferentes voces pero que se unen para la suerte del día. ¿Estaremos empezando un nuevo mundo? ¿Sin el camión de la impunidad y las llagas de la sordera, sin la paciencia de la hipocresía y sin el espasmo de la indiferencia?

Caen las gotas serenas...Nos ven retosar en el sillón la melodía de los besos. Los cuerpos entre los dientes, las almas entre los vientres.

domingo, 6 de julio de 2008

Ordenar tu alma, tu mente, tu laptop...

Ordenar tu alma, tu mente, tu laptop...

Viene secandote las gotas de lluvia que caen con el sulfuro de la tarde, el viento segrega de sus dientes la necesidad de ordenar...Tengo un ropa tirada desde hace tiempo, pero el desgaste lo deja pasar.

Pasa el tiempo, la lumbre se va prendiendo, surge una dulce melodía tiritando entre mis brazos, tu aliento cerca la entona en derredor de los minutos huérfanos y solitarios. Nada naufraga si tus manos me envuelven, tu alma se va ordenando como los pasos marcando, tu mente va reluciendo como tus besos transgrediendo, tu laptop acompasando las horas como la música en ella saciándote en la aurora, me quedo reposando junto a vos, cerca del tiempo y el olvido del tiempo...

jueves, 5 de junio de 2008

Ladridos de moscas

No se quien es, aquel que desde el olfato experimenta terror en el otoño. Surgen los ladridos y avanzo. Me río en forma descocida mirando los pasteles de los parásitos recorrer las calles hipócritas. Huelen hasta las piedras entre fragancias y renombramientos matutinos. Clasificar, fiscalizar, penalizar, señalar, burlar, ejercicios desastrosamente argûidos y manifestados por un inconsciente incómodo y de psicología contraria. ¡Sudan las barreras del horror!, ¡tiemblan los supuestos! Entre el ronroneo de los animales y las mieles de la charlatanería se arma la fogata de la envidia, los envidiantes saltan bailando alrededor, entre miradas cruzadas que olfatean a las presas..

Tengo todo este rollo introductivo en el tintero, buscando rayar la pantalla, o simplemente quebrarla para el espanto, y desde aquí poder introducir un capítulo del libro "Asi habló Zaratustra", de Friedrich Nietzsche. Hace años cruzó mis ojos como alborada repentina, y reí a carcajadas, pero además me tranquilizó la mirada y me acompañó, ya no me sentí más sola.

De las moscas del mercado

"¡Huye, amigo mío, a tu soledad! Ensordecido te veo por el ruido de los grandes hombres, y acribillado por los aguijones de los pequeños.

El bosque y la roca saben callar dignamente contigo. Vuelve a ser igual que el árbol al que amas, el árbol de amplias ramas: silencioso y atento pende sobre el mar.

Donde la soledad acaba, allí comienza el mercado; y donde el mercado comienza, allí comienzan también el ruido de los grandes comediantes y el zumbido de las moscas venenosas.

En el mundo las mejores cosas no valen nada sin alguien que las represente: grandes hombres llama el pueblo a esos actores.

El pueblo comprende poco lo grande, esto es: lo creador. Pero tiene sentidos para todos los actores y comediantes de grandes cosas.

En torno a los inventores de nuevos valores gira el mundo: - gira de modo invisible. Sin embargo, en torno a los comediantes giran el pueblo y la fama: así marcha el mundo.

Espíritu tiene el comediante, pero poca consciencia del espíritu. Cree siempre en aquello que mejor le permite llevar a los otros a creer - ¡a creer en él!

Mañana tendrá una nueva fe, y pasado mañana, otra más nueva. Sentidos rápidos tiene el comediante, igual que el pueblo, y presentimientos cambiantes.

Derribar - eso significa para él: demostrar. Volver loco a uno - eso significa para él: convencer. Y la sangre es para él el mejor de los argumentos.

A una verdad que sólo en oídos delicados se desliza llámala mentira y nada. ¡En verdad, sólo cree en dioses que hagan gran ruido en el mundo!

Lleno de bufones solemnes está el mercado - ¡y el pueblo se gloría de sus grandes hombres! Estos son para él los señores del momento.

Pero la hora los apremia: así ellos te apremian a ti. Y también de ti quieren ellos un sí o un no. ¡Ay!, ¿quieres colocar tu silla entre un pro y un contra?

¡No tengas celos de esos incondicionales y apremiantes, amante de la verdad! Jamás se ha colgado la verdad del brazo de un incondicional.

A causa de esas gentes súbitas, vuelve a tu seguridad: sólo en el mercado le asaltan a uno con un ¿sí o no?

Todos los pozos profundos viven con lentitud sus experiencias: tienen que esperar largo tiempo hasta saber qué fue lo que cayó en su profundidad.

Todo lo grande se aparta del mercado y de la fama: apartados de ellos han vivido desde siempre los inventores de nuevos valores.

Huye, amigo mío, a tu soledad: te veo acribillado por moscas venenosas. ¡Huye allí donde sopla un viento áspero, fuerte!

¡Huye a tu soledad! Has vivido demasiado cerca de los pequeños y mezquinos. ¡Huye de su venganza invisible! Contra ti no son otra cosa que venganza.

¡Deja de levantar tu brazo contra ellos! Son innumerables, y no es tu destino el ser espantamoscas.

Innumerables son esos pequeños y mezquinos; y a más de un edificio orgulloso han conseguido derribarlo ya las gotas de lluvia y los yerbajos.

Tú no eres una piedra, pero has sido ya excavado por muchas gotas. Acabarás por resquebrajarte y por romperte en pedazos bajo tantas gotas.

Fatigado te veo por moscas venenosas, lleno de sangrientos rasguños te veo en cien sitios; y tu orgullo no quiere ni siquiera encolerizarse.

Sangre quisieran ellas de ti con toda inocencia, sangre es lo que sus almas exangües codician - y por ello pican con toda inocencia.

Mas tú, profundo, tú sufres demasiado profundamente incluso por pequeñas heridas; y antes de que te curases, ya se arrastraba el mismo gusano venenoso por tu mano.

Demasiado orgulloso me pareces para matar a esos golosos. ¡Pero procura que no se convierta en tu fatalidad el soportar toda su venenosa injusticia!

Ellos zumban a tu alrededor incluso con su alabanza: impertinencia es su alabanza. Quieren la cercanía de tu piel y de tu sangre.

Te adulan como a un dios o a un demonio; lloriquean delante de ti como delante de un dios o de un demonio. ¡Qué importa! Son aduladores y llorones, y nada más.

También suelen hacerse los amables contigo. Pero ésa fue siempre la astucia de los cobardes. ¡Sí, los cobardes son astutos!

Ellos reflexionan mucho sobre ti con su alma estrecha, - ¡para ellos eres siempre preocupante! Todo aquello sobre lo que se reflexiona mucho se vuelve preocupante.

Ellos te castigan por todas tus virtudes. Sólo te perdonan de verdad - tus fallos.

Como tú eres suave y de sentir justo, dices: «No tienen ellos la culpa de su mezquina existencia». Mas su estrecha alma piensa: «Culpable es toda gran existencia».

Aunque eres suave con ellos, se sienten, sin embargo, despreciados por ti; y te pagan tus bondades con, daños encubiertos.

Tu orgullo sin palabras repugna siempre a su gusto; se regocijan mucho cuando alguna vez eres bastante modesto para ser vanidoso.

Lo que nosotros reconocemos en un hombre, eso lo hacemos arder también en el. Por ello ¡guárdate de los pequeños!

Ante ti ellos se sienten pequeños, y su bajeza arde y se pone al rojo contra ti en invisible venganza.

¿No has notado cómo solían enmudecer cuando tu te acercabas a ellos, y cómo su fuerza los abandonaba, cual humo de fuego que se extingue?

Sí, amigo mío, para tus prójimos eres tú la conciencia malvada: pues ellos son indignos de ti. Por eso te odian y quisieran chuparte la sangre.

Tus prójimos serán siempre moscas venenosas; lo que en ti es grande - eso cabalmente tiene que hacerlos mas venenosos y siempre más moscas.

Huye, amigo mío, a tu soledad y allí donde sopla un viento áspero, fuerte. No es tu destino el ser espantamoscas.

Así habló Zaratustra."

Trad. A. Sanchez Pascual, Alianza Editorial
Fuente: www.nietzscheana.com.ar

THE FLIES IN THE MARKET-PLACE.

Flee, my friend, into thy solitude! I see thee deafened with the noise of
the great men, and stung all over with the stings of the little ones.

Admirably do forest and rock know how to be silent with thee. Resemble
again the tree which thou lovest, the broad-branched one--silently and
attentively it o'erhangeth the sea.

Where solitude endeth, there beginneth the market-place; and where the
market-place beginneth, there beginneth also the noise of the great actors,
and the buzzing of the poison-flies.

In the world even the best things are worthless without those who represent
them: those representers, the people call great men.

Little do the people understand what is great--that is to say, the creating
agency. But they have a taste for all representers and actors of great
things.

Around the devisers of new values revolveth the world:--invisibly it
revolveth. But around the actors revolve the people and the glory: such
is the course of things.

Spirit, hath the actor, but little conscience of the spirit. He believeth
always in that wherewith he maketh believe most strongly--in HIMSELF!

Tomorrow he hath a new belief, and the day after, one still newer. Sharp
perceptions hath he, like the people, and changeable humours.

To upset--that meaneth with him to prove. To drive mad--that meaneth with
him to convince. And blood is counted by him as the best of all arguments.

A truth which only glideth into fine ears, he calleth falsehood and
trumpery. Verily, he believeth only in Gods that make a great noise in the
world!

Full of clattering buffoons is the market-place,--and the people glory in
their great men! These are for them the masters of the hour.

But the hour presseth them; so they press thee. And also from thee they
want Yea or Nay. Alas! thou wouldst set thy chair betwixt For and Against?

On account of those absolute and impatient ones, be not jealous, thou lover
of truth! Never yet did truth cling to the arm of an absolute one.

On account of those abrupt ones, return into thy security: only in the
market-place is one assailed by Yea? or Nay?

Slow is the experience of all deep fountains: long have they to wait until
they know WHAT hath fallen into their depths.

Away from the market-place and from fame taketh place all that is great:
away from the market-Place and from fame have ever dwelt the devisers of
new values.

Flee, my friend, into thy solitude: I see thee stung all over by the
poisonous flies. Flee thither, where a rough, strong breeze bloweth!

Flee into thy solitude! Thou hast lived too closely to the small and the
pitiable. Flee from their invisible vengeance! Towards thee they have
nothing but vengeance.

Raise no longer an arm against them! Innumerable are they, and it is not
thy lot to be a fly-flap.

Innumerable are the small and pitiable ones; and of many a proud structure,
rain-drops and weeds have been the ruin.

Thou art not stone; but already hast thou become hollow by the numerous
drops. Thou wilt yet break and burst by the numerous drops.

Exhausted I see thee, by poisonous flies; bleeding I see thee, and torn at
a hundred spots; and thy pride will not even upbraid.

Blood they would have from thee in all innocence; blood their bloodless
souls crave for--and they sting, therefore, in all innocence.

But thou, profound one, thou sufferest too profoundly even from small
wounds; and ere thou hadst recovered, the same poison-worm crawled over thy
hand.

Too proud art thou to kill these sweet-tooths. But take care lest it be
thy fate to suffer all their poisonous injustice!

They buzz around thee also with their praise: obtrusiveness, is their
praise. They want to be close to thy skin and thy blood.

They flatter thee, as one flattereth a God or devil; they whimper before
thee, as before a God or devil. What doth it come to! Flatterers are
they, and whimperers, and nothing more.

Often, also, do they show themselves to thee as amiable ones. But that
hath ever been the prudence of the cowardly. Yea! the cowardly are wise!

They think much about thee with their circumscribed souls--thou art always
suspected by them! Whatever is much thought about is at last thought
suspicious.

They punish thee for all thy virtues. They pardon thee in their inmost
hearts only--for thine errors.

Because thou art gentle and of upright character, thou sayest: "Blameless
are they for their small existence." But their circumscribed souls think:
"Blamable is all great existence."

Even when thou art gentle towards them, they still feel themselves despised
by thee; and they repay thy beneficence with secret maleficence.

Thy silent pride is always counter to their taste; they rejoice if once
thou be humble enough to be frivolous.

What we recognise in a man, we also irritate in him. Therefore be on your
guard against the small ones!

In thy presence they feel themselves small, and their baseness gleameth and
gloweth against thee in invisible vengeance.

Sawest thou not how often they became dumb when thou approachedst them, and
how their energy left them like the smoke of an extinguishing fire?

Yea, my friend, the bad conscience art thou of thy neighbours; for they are
unworthy of thee. Therefore they hate thee, and would fain suck thy blood.

Thy neighbours will always be poisonous flies; what is great in thee--that
itself must make them more poisonous, and always more fly-like.

Flee, my friend, into thy solitude--and thither, where a rough strong
breeze bloweth. It is not thy lot to be a fly-flap.--

Thus spake Zarathustra.


From: Gutenberg.org

domingo, 1 de junio de 2008

Change the world

Cambiar el mundo es algo tan difícil, requiere de emoción y lágrimas, de dudas y temperamento, de ojos salpicados y tormentas, depende de la buena predisposición de ni siquiera hablar mal del otro cuando estamos absolutamente solos. Como lo decía Nietzsche, eso nos haría honrados, y es precisamente la honradez por donde deberíamos empezar. Son millones de cosas, son descartar la hipocresía, censurarla en un sobre a un destino de indecencia, retener la lágrima para colgarla en un cuadro y observarla de vez en cuando, cuando nos riamos tanto tanto que nos hayamos olvidado de emocionarnos, sacarla al exterior y extender las manos como una esponja para absorver la inquietud de vivir. La perfección es tontería, es una hecatombe desnuda, congelar el pasado es decretar el olvido, enterrar la memoria, hacer oídos sordos a los reclamos una determinación de caminar liviano y a pasos escondidos. Escuchar, manipular el acto de la naturaleza, regresar al choque de miradas, trascender la pena para contemplar el presente después de aprender su enseñanza, arrasar con el abrazo, decretar su grandeza, no melodramas, pero si mirarte desgastar la labor de las abejas con tu dulzura. Quiero ventilar el amor con una sábana al viento, envolver tus ojos en una almohada y no separarme de tu calidez al mirar. ¡Sólo entre murmullos de besos transparentes podremos avanzar!

La idea de cambiar el mundo me hiere, temo quedarme parada en el camino sólo agitándote las manos para que me veas. ¡Te quiero acariciar!

1 de junio...

No hay espera que valga, salen las estrellas a merodear por las margaritas nocturnas. El iris de tu mirada fluye en la noche. Tengo frío, hace demasiado frío en la soledad tibia. Me rompo los ojos tratando de observar el futuro, mañana es un incienso dorado y plagiado, el aroma da respuesta a la rutina de la ignorancia, los grillos a los ciervos que atraviesan la noche detrás de la humedad de las plantas, mis manos tanteando las tuyas donde nada tiene ya oportunidad de ser.

Pasan la una y media de la mañana como dorando este junio insensato anticipándose al 33. Aun los 32 recorren lo que quiero encontrar, aun hay cenizas dentro de las miradas, aun tiembla el recuerdo. Pero huyo, y nadie puede atraparme, haré silencio y me olvidaré, enjuagaré mis oídos con esta música y ensuciaré las teclas con las palabras secretas, que te esperan para leer...

jueves, 1 de mayo de 2008

Fast Cars


Es el día del trabajador. En nuestra radio hoy no trabajamos, se ha respetado el feriado. Los feriados son acordes con el paso de las nubes y los vientos alborotados y desordenadores, pero hoy nos despertamos aludiendo un mensaje a los bellos rayos del sol, que amarró su vientre a la ventana y descansó en la habitación por un mediano período de tiempo. Disfrutamos de un bello cumpleaños de Nacho y sus amigos, los niños jugaron y corrieron, pero no recordaba una experiencia semejante desde hace años. Los niños merecen cariño, a veces en sus gritos nos reclaman, y en sus desobediencias nos aclaman un beso.

Por la tarde, el día del trabajador anduvo zumbando en el oído, tranquilo y sereno, encerrado pero consciente. Me espera el mate a preparar. Y la tarde huye para concretarse en la frente de la noche, que se asoma deseosa de seguir comiendo y esperar a mañana, para mas noticias, más música, mas sonrisas y un espacio de libertad como hace mucho no se respiraba en esta ría. Vamos FM Dimensión en Puerto Deseado!, andamos en pequeños pero fast cars aprendiendo a manotazos y delirando, se le puede dar la mano a la imposibilidad.

Hoy pensaba en la jubilación, es un problema para un ente salvaje y viajero como yo. El tiempo en el que me jubile tal vez sea tardío porque no habré atravesado la cantidad necesaria de tiempo y espacio, pero me habré reído de la sofocación y las cajas que encasillan al mundo, para haber observado un hueco en el cielo y respirar...

sábado, 12 de abril de 2008

El olvido ocasiona la intemperie de los sueños. La ventana hacia el futuro posterga las palabras. No tener lugar ni tiempo hiere. La carroña del destino, la decisión, ¿no recordar lo pasado quema el presente o el olvido hace bien? La mano está fría, huye hacia la madriguera a descansar, pero aquellos que lo saben, que lo envuelven y lo convierten todo de tal forma para transgredir con prejuicios e instaurarlos en el aire como al inquieto polen, huyen de sí mismos sin preguntarse. La huida de sí es la cárcel del prejuicioso. Me cansé de la vetusta tempestad del que preenjuicia de una forma inerte y uniforme, descabellados anhelos de ser lo que no son, prejuicioso huele a envidia, huele a huelga en el mar.

Me harté, desenfundaré una letra, la teñiré de miel y levantaré el alma hacia ese sol que me quema la espalda. Aunque me vaya, aunque me echen, aunque les parezca aburrida, insolentemente silenciosa y arrebatadoramente solitaria (¿es pecado ser solitaria?, ¿es pecado ser prejuicioso?, ¿es pecado olvidar?, ¿es pecado el silencio?), aunque la miel perezca y los cretinos apuesten por la ignorancia y el olvido, me reiré, se quien soy.

miércoles, 19 de marzo de 2008

Las notas

Notas en el aire, la sangre del viento se funde con la savia de la tarde y juegan a traspasar la vitrina para tocarte. Muchos ruidos, la hecatombe surge en tu mirada, inspira más glaciares que chicles desabridos.

Se rompe el hielo y un pájaro vuela sobre la ría relatando la falta de perdón, la ironía, el malestar, el descontento, el murmullo del cuchillo, el lamento que no cesa, los cañones abiertos que disparan soledad.

Hay tanta gente, viene tanta gente, camina tanta gente, pero mis piernas sólo tiemblan a tu lado. Galopa el alma entre tus manos y el sabor de la melodía. No es una guitarra, no es un eclipse, ni siquiera la luna que se acerca y saborea entre sus dientes el ardor de las mentes indigentes.

No, no es esa cuerda que alborota el ritmo de la vida, ni la electricidad de una cadena de notas que huyen hacia lo eterno, no, son tus ojos que desvisten el deseo de las noches incipientes.

miércoles, 12 de marzo de 2008

"It don´t hurt....". Entre gotas en la Ría...

Hacia mucho tiempo que no escribía, pero el tiempo acomoda los momentos, los momentos son sólo la precisa instancia de la necesidad de expresar. Hoy tenía ganas de decir...
Una gota, y otra gota, rodando va la sal por la ventana. Mientras tanto tus ojos cristalinos son la ventana por donde el cielo perfora mi alma. Me ves, y la gota aprieta su emoción contra tus dedos.
¿Por qué la gente se burla de los demás en el atardecer, urgando en el esquema de sus intempestuosas vidas? ¿Por qué vivir no es sólo construir nuestras propias vidas sin interceptar cada acción y reacción de los otros?
La humedad de tus labios se bebe el tiempo. Parece que corremos carreras contra el silencio, y la plaga de los años muerde la liviana ceguera de la reflexión. Nos apuramos tanto a decir que no escuchamos, cargamos la Ría de desérticas palabras. El horizonte fluye su vista entre lobos y pájaros, pero no escuchamos, no decimos, sólo agitamos la voz como en galopes y tormentas.
Una gota, y otra gota, rodando va el agua por tus mejillas. Pero te consuelo, te beso cerca del humo del futuro pensando en el presente contínuo, aquel que mece tu cuerpo junto al mío en este juego de encuentros y pensamientos, aquel que te siente y te toca, y te observa y te piensa, y te besa los ojos, aunque no estés cerca.

jueves, 14 de febrero de 2008

Detrás de la esperanza

Te aferro a mi corazón, salto un puente y detrás está la esperanza. Bebo el jugo del día, la acidez me sofoca. Cuando miro a los ojos descubro la pena, la incertidumbre, pero también la omnipotencia de las hachas cortando los árboles. El río no suena, su canto calla de mañana. Pero detrás de la esperanza hay un hilo blanco, atado y denso. Es un secreto encerrado y hostil, el enigma del viento. Resolver lo que el camino va dejando atrás, un sueño, la tarea de amar. Pero sobre las llamas del sol un sentimiento, y ahí tu mirada, bella, impactante, que pacifica el arte. Decir, parlotear, agachar la cabeza y balbucear no alcanza, sin embargo tu aroma hace de todo este mundo una alabanza.

Detrás de la esperanza otro sueño, lo ato y lo siento. Se esmera en perseguir al tiempo, un anhelo en silencio. Demasiadas voces riendo y charlando que no dicen nada, pero que cantan de ira y resentimiento. Tu voz clara se me queda en el oído derecho, haciéndole cosquillas a mi alma, calmando mi deseo...

jueves, 3 de enero de 2008

Vientos primitivos...un impás del calor que acelera la huida de los pájaros...y las aves se duermen en la cama de la playa, que trata con el recuerdo junto al mar. Llueven ilusiones, los años que vienen prueban los gajos contenidos de la dulzura...pero el futuro es siempre incierto porque el presente no es ni deja ser...Los caminos apuntan a la negligencia de una tarde que cae pero que ilumina. No hay huellas para seguir en la arena, porque el agua se viste de fiesta.