jueves, 30 de junio de 2016

Tibieza

Tengo la tibieza.
Es un milagro.
Música que hace destrezas
entre los faros.

Perdí la cuenta de suspiros,
aunque son equilibrados.
Me tientan, me muerden, me observan
extasiados.

Un sueño se ha derretido
entre mis brazos.
Rozo tu piel como si acariciara al viento
en el verano.

Más de la cuenta pienso en vos
y parece casi imperceptible
para un mundo que no mira
ni vive de lo sensible.

Me mojé los ojos de alegría.
Los sofocaba
con reprimendas absurdas.

Y en un momento
volví a pensar en vos
y en tu belleza profunda.

Para no decir que te imaginaba
paseando entre mis sueños,
trayéndome la luna.



jueves, 16 de junio de 2016

Sólo

Basta de alucinaciones, sólo quiero que rueden mis besos por tus noches, hacer surcos extasiados con este momento, encontrar mi voz en tu aliento, beberme su áspero son, convertir la belleza en proximidad, caminar la suavidad, recuperar tu aroma, cuando de los olores del mundo sólo el tuyo me importa, anotarme unos puntos con un susurro a tus oídos, pasear por tu pelo desvestido, entretener al tiempo para que no pase nunca (pero nunca), amar tu lado desconocido, interceptar tu mirada para que se quede conmigo, jugar con deliciosos placeres, no discriminar y recibir tus besos cientos de veces, desestresarte el alma, derretir el poco espacio que nos separa, llenarme del sabor de tu cuerpo, acariciar tus ruidos en el silencio, retener en lo eterno tus palabras, hacer al amor efusivo, y que aunque seas alguien u otro alguien escuches lo que digo.