jueves, 5 de noviembre de 2009

La clasificación del ser


Conozco más a la gente que a mí, es una ecuación clásica de indisciplina constante. Con los vientos surgen las sirenas volátiles que van de un lado al otro riendo, pero mintiendo.

Los rulos de la tarde intensa y descocada son una onomatopeya de los olores mundanos que transpiran los árboles y las gentes. Ser como ser, ser es ser, debe uno ser, pretender ser, volver a ser y olvidarte de ser, que los demás sean como uno y uno sea como los demás, clasificación y convivencia, piedad y clarividencia, terreno tirano y solemne, descargar en el otro nuestras propias y quebradas enmiendas, que el otro huela a nuestras palabras tirando de la soga retrógrada de la cristalización de nuestros propios errores...

Ver es prever, divulgar, lacerar, nombrar al otro entre los otros, etiquetar, opacar al ser entre dientes y muecas congeladas, volver a parlar en los oídos ajenos los males que el otro tiene porque son nuestros, quejar, pasear las achuras por el sendero del gentío, ubicarlas, matar, intimidar, calcinar una buena intención, verla como confusa, como dudosa manifestación de aquello que llaman interés.

Mirar, siempre mirar, ¿que tendrá, que tengo, que sentirá, qué siento? ¿Por qué habla, por qué piensa, por qué escupe, por qué miente, por qué oculta, por qué grita, por qué tiembla, por qué se pasa las palabras por el alma y las saca de la frente? ¿Por qué de nubes se rodea si los rayos sienten ganas de arrastrarlo en sus cadenas? ¿Por qué una ovípara palabra cuando la desnudez de la ignorancia te afecta la memoria? 

Muestro mis manos, unos tiznes cruzados y unas rayas que llegan hasta el final, pero no muestro mis escritos pensamientos, eso duele. ¡Cómo enlatar una esperanza si el deseo del término es más fuerte! Ups, demasiada humanidad entre nosotros…


domingo, 25 de octubre de 2009

Adolescentemente perdida


-->
Me perdí en el aura, hablando de auras y sensaciones hipnóticas, fue la mirada fija la que atrajo la música al escenario, y no el escenario el que repartió notas y voces. Soledad fue esta noche una fugaz pero prolija presentación, a base de un compendio muy bien seleccionado de canciones primeras y últimas, que engrosaron la calidez y el asombro del público. Interactuar, en complicidad, con el ser, es devolverle la importancia, un espectador que va para ver lo mejor o, como dijo un compañero, para buscar el error, perniciosa actitud que claramente se disipó cuando el carisma de su angelical estirpe engolosinó a los pequeños asistentes.
Me pasó volver a sus comienzos, en aquel Cosquín de grandes, pero con una delicadeza diferente, aquella que da la madurez y el trayecto aprendido, sin dejar de quemar entre sus manos la niñez de sus comienzos. Se notó en el poncho, se percibió en su “Punta Cayastá”, aquellas aniñadas referencias pero siempre cordiales diálogos con el público fueron la reminiscencia de una artista niña vital y ferviente caminante del folklore moderno.
Donde están los ídolos surgen las promesas, camina la ilusión, por esa vista hacia al escenario que espera la mirada y la manera de coincidir.
Por otro lado, van los divismos inmediatos, esos de los que no sabe Soledad pero si su cuidadoso y perfectible alrededor…Ese alrededor lo dejamos, porque conocer al artista quiere significar por fin saber quien es, y lo demás, lamentablemente quedará para quienes esta noche no obtuvieron la oportunidad de arrimarse a pedir fotos o autógrafos.
La cantidad y la calidez, el ordenamiento y la alegría, con eso nos quedamos. Bailar un poco, quedarse escuchando otro tanto, sólo ver para sentir, escuchar para existir, cantar para acompañar, pegarle el carisma que los niños y adolescentes recibieron, y otra vez, que hable el que sabe, que explique el que siente.

viernes, 23 de octubre de 2009

Entre héroes y....

Well, finally I get the moment to start to write here my first son, a book that started in 2006, in Monterrey. But it will be only three chapters, the first, one part of the second and the last one.

Es como un camino sinuoso, agarrado entre espinas y franelas...mostrar un poco aquello que comence hace más de tres años, entre noches, soledades, condensaciones y tremendas ansias de vivir, ¡enormes ansias de subsistir!

Ahi va....

"....Capítulo 1


Este es el comienzo, el destino ha atrapado en su cordel delicias de situaciones y decisiones atrofiadas. Muchas veces nos hemos preguntado si todo depende de él o, simplemente, si todos tenemos uno, o si todos lo creamos. No hay respuestas que lleguen a conformar nuestro paladar filosófico y consciente, ni a nuestras papilas gustativas de la tentación y el contento, pero se puede asemejar una respuesta a la conjunción de factores que hacen que vayamos allá y no a la izquierda, que nos despeguemos del norte para emigrar al sur o viceversa…En si creo que hay un destino, pero vamos tejiendo tantas redes en su camino que existen los desvíos momentáneos, aquellos que nos hacen cargar combustible y aprender cosas, sin esa contingencia no podríamos continuar.


¿Quién podrá creer que todo lo vivido es nada, o mugre acumulada en el inconsciente, o daños triviales y terrenales que no nos llevarán al paraíso del ser? ¿Quién puede aseverar conscientemente que los recovecos en los que aceptamos algo o dejamos de aceptar, que en los momentos donde sentimos que no somos nosotros, o que somos sin entender por que, no hemos aprendido? El que trata de olvidar sin aprender solo posterga su sufrimiento para mas adelante, para algún momento de ajuste enorme de cuentas con su ser, para cuando ya sea tarde…¿habrá un tarde?


El café está a un lado y es tiempo de bañarme…las penas se regocijan en mi hombro, pero me enseñan a luchar, lo desconocido es sólo un fantoche al descubierto, desconocer será el principio de una larga búsqueda, si no desconocemos no intentamos aclarar, si no intentamos aclarar no nos ha enseñado nada la oscuridad.


Es el momento…tengo un ventilador dado vuelta para que sólo el ruido tape los calambres de la noche y me deje mi aura dormir y respirar…A veces hasta en sueños pienso que hacer y como mejorar…¿para qué?, ¿para quién?


Suenan las melodías alternas que contienen la esencia de una serie aleatoria sobre mujeres asediadas por la pregunta y la identidad de grupo y de ser. Aun creía que todos podemos convivir en una serie, o en un capítulo de la vida, sin embargo mi yo ilusa desnuda mis debilidades para comprender que no todo es hermandad, que no basta con descubrir que es mejor obsequiar una flor o una sonrisa que pegarse a la TV para reír, que hay que hacerlo sin pensar ni medir la consecuencia al despertar. Hoy ya no basta el perdón ni el arrepentimiento, hoy ya no basta intentar borrar lo que he dicho y expresado que ha dañado y perjudicado al habla y al corazón, hoy sólo basta el rencor o el recuerdo torcido de una pena que no queda atrás, de un error que no nos permiten enmendar…Tal vez el enmiendo sólo consista en reírle a otro, en abrazar a otro, en palidecer la estupidez pasada con un crecimiento al lado de otros nuevos seres…y aunque podamos volver a flaquear, la conciencia nos habrá enseñado ya que es mejor cuidar del aire que derrocharlo en inutilidades, que será mejor respirar una nota que cortar con una mueca la sonrisa, que tal vez sea mejor entrar al otro y transcurrir por su vida unos minutos para saber, para sentir o simplemente entender…


Quien sabe si todo tenga fin, quien sabe si nos lo creemos para seguir, si lo internalizaremos tanto que será nuestro credo artificial por un gran tiempo, quien sabe si algún día por fin sabremos y saborearemos el dulce resplandor de lo que nunca termina…o quién sabe, por el contrario, si habrá un fin tan placentero que se descubra en un cardo el paraíso y en una plaga la profunda integridad del ser…


Tengo ganas de acariciar una fogata de pensamientos, tengo ganas de un millón de palabras en mi boca, balbuceando un chocolate al despertar, o simplemente un te de manzanilla a la luz de una estrella perdida, aquella que en la niñez nombré Priscila, y que fue el punto de partida para soñar con lo que tengo ahora y tal vez con lo que nunca mas tendré…Pues aprovechemos, la sangre no fluye tan rápido ni mañana ni pasado, la sangre se aquieta en un rato. Sarah Mclachlan me recordará nuevamente a mi bailando con una lágrima a las dos de la mañana, recapacitaré mi vida sonriendo con The Doors o The Strokes, donde hay una saludable gracia al caminar, donde hay un condimento picante al expresar, donde no hay quietud y las bocas abiertas pronuncian el asombro…


¡Qué hermoso!, tengo de nuevo el sudor incontrolable en mis manos, tengo la urgencia de pasar del otro lado, tengo la canción de Shirley Bassey columpiándose en mis oídos, tengo el secreto que jamás contare y que causará sensación al despertarme de este letargo en el que miraba de lejos el amor, envidiándolo, sufriéndolo, masticándolo con recuerdos y deseos, parándolo de lado para no mirarle de frente ni ingresar a sus ojos…¡tengo otra oportunidad!


Capítulo 2


Hablábamos ayer en el grupo sobre la eterna identidad con lo malo antes que con lo bueno. ¿Será una excepción del pueblo mexicano o bien de nuestra hecatombe latinoamericana? ¿Será que lo malo es más interesante, o será simplemente que la envidia pasa por sobre el buen deseo y la grandilocuencia de la sabiduría? Tal vez se acreciente con el vino tinto mojando las heridas, quién sabe. Una palabra basta para perjudicar un alma joven y maravillosa, sólo un par de palabras para arrastrarla junto con la basura, sólo otras tres o cuatro para sepultarla ante los ojos de otra gente, ¿por qué?



Last one at the moment....


La ranura por la que la noche se coló a la fiesta del silencio calma las penas. Te diré un secreto: el secreto mismo tiembla.


La vida es un secreto despampanante en los cabellos del tiempo, tiene agallas, cobre entre cenizas y una pequeña porción de calidad. El sueño de Matilda ruge, sus ojos observan alternadamente el descanso y la fiebre. Quieto el sur, calma la ría, sólo los llantos tapados con sonrisas, sólo las ganas de gritar escupiendo charlatanerías, Sólo un poco de silencio quiere venir a mutar mi amor en odio y mis manos en cadenas.


Un odio y un amor constante que acuchilla tu aroma, una ceguera paciente y enrulada, da vueltas en sí misma acurrucando la historia en sus pocos momentos.


Una cazadora de bichos comió su ira, dejándola en una cucha arrimada al calorama. Los cazadores de la noche esperaron el momento: es hora de cocinar.


Temprano, o tarde, pues, para herir el momento. Basta de idioteces espumadas, el juego es un complejo y tremendo carcelero. Comer y descansar, otra vez…


Pero quedate y cerrá tus ojos, ya los juicios de los ruidos hablarán y las penas se disiparán. Me abrazarás con el ruido de los brazos rodeando el cuello, y la calidez de la piel envolviendo las partículas del detalle. Respiraré por fin, después de tanto contener el aire, quedaré atrasada mirando tu actitud, desataré los olfatos, los pondré en acción, percibiré el ambiente, cantaré con los perfumes hirvientes, colocaré un lunar en tus labios, y me entregaré sin dolor, sin temor, sin pudor, al calor..."


Solo es una parte del libro que seguiré en breve, cuando las amtas canten serenamente de mañana y el olor a los cafés amargos me insistan en mutar mi espíritu....¡Hasta pronto!

jueves, 8 de octubre de 2009

Cuando...

No se, anduve un poco, otro tanto cuando caían las hojas. Descansé entre los árboles, el aroma no pesa, la dulzura no abunda, el trébol lo encuentra otro pero yo lo he disfrutado.


Tener es sólo cuando, cuando caen los regocijos, cuando florece un estremecimiento, cuando amagan a pasear con tu sombra, tener es sólo cuando....cuando tus labios capten la esencia de un día soleado por su ternura, y no por sus rayos...cuando de hombros me siente esperando tu silbido eterno dibujando tus pasos en el felpudo...no se, tiemblo y vuelvo a estar normal, como los cactus con hojas y vientres de flores, como los olores mundanos sin vientos ni respiros, suspirando eternamente entre dientes y murmurando la inocencia sin atrevimiento...

Tener será cuando un cuando piense, cuando sea de tarde y el viento pare, que pare!, cuando la testarudez de la tarde no pase de largo y se quede en tus brazos...así
es el cuando, un cuando de vez en cuando.

lunes, 7 de septiembre de 2009

...¿cómo llegamos acá? a la cima de la estúpida inconciencia y estreñez, al tope del olvido, al ocaso de las palmas arriba, al hambre de besarnos, a la escasez de un verso que se tope con tus ojos por la mañana.

¿Cómo llegamos a olvidar? ¿cuanta estupidez ha pasado debajo de tu alma para opacarla con una resaca de ignorancia? ¡cuánta libertad que te ha hecho libre del respeto! ¿cuántos ardores ajenos has descartado para camuflarte en un enchufe y volar?

...volar lejos, volar sin alas, volar de escape y disidencia, no volar atrapandote a tu corazon como quien vuela de veras....¡cuánta violencia más generarás con tu mirada, y con tu olvido? ¿cuanta desnudez has dejado en tu palabra, cuanto dolor has olvidado, cuánto has dejado de observar, cuánto de amar? ¡cuándo reconocerte oliendo la brisa fresca, cuándo saborearte debajo de una luna llena, cuándo el secreto amasado entre las manos, cuándo una bebida de tus labios!

...¿cuándo un beso pasó a ser un cursi engendro? ¿cuánto más ese desvío de conversaciones, cuánto más dejar de escribir la historia y perder la vida? ¿cuánto más recordar el desagrado del abrazo y no ubicarlo en un cuadro como en aquel día de mayo? ¿cuánta inocencia que no se quiere tener para con la viveza y la indecencia amanecer?

...¿cómo es que se llega a este momento, donde el atrás ya no puede con tu esfuerzo?

viernes, 21 de agosto de 2009

Las cosas se acomodan y desacomodándose viven, siembran la inexperiencia, delegan responsabilidades, palabrerío, sulfatos de frases aisladas, sentir, sentir, sentir, dolor, amor, dejar de pensar, nada más sentir, atravesar tu mirada saciando el esquema conceptual de un minuto. ¿para qué más?

Quiero volver a ser niña, nunca crecer en olvido, volver al Nueve de Julio y al Salto de los años ochenta, cuando las piletas y las sonrisas abundaban serenamente en las tardes, parloteaban sus veranos cálidos delante de la multitud céntrica. Volver a aquel Trelew que me vio llegar de tarde, mirando el secreto de autos cansados, escuchando el llanto de las bocinas nocturnas.

¿Por qué seguir creciendo, dar otro paso más de este maravilloso día en Vía Patagónica, lluvioso, estruendoso, vientero, matero, pero hermoso, sin que sepas que estás de mi lado? No quiero crecer más sin oler tu alma, no. Le daré un golpe al Lago Ontario y me volveré a sentar en la misma mesa del Starbucks, plagiando miradas, observando el tiempo de los vecinos apurados, sientiendo el polvo orgánico que acaricia el fuerte café. escuchar ese lounge o ese jazz predominante.

Urgir volver es urgir no pensarte, urgir sólo tratar de olvidarte.

Sólo con un respiro me ha bastado, verte demasiado es buscar demasiado, es haberme enamorado aunque al instante contiguo te haya olvidado, es haberme percatado que crecer dando sólo un paso más hacia vos, es sin aire haberme quedado.

martes, 18 de agosto de 2009

No más farsas


-->
Espolvorear por la mente un recuerdo continuo, aun no vivido ni experimentado, no acariciado, endulzado por la suerte de verte, desmantelado delante de la vista y el encuentro. No mas farsas, ni paseos por los contiguos caminos, aquí y ahora, serenamente va la acción encadenando una por una cada situación y cada desperdicio, cada dejar de hacer y cada no haber hecho, cada tranquilos atrases y despistes, cada para mañana, cada pensamiento inocente y contenedor, cada roce no percibido.
Ya está, ¿qué se puede entender del no querer sentir, del contener, del olvidar, que se puede acotar del dejar en libertad, del no darse cuenta, que se puede entender de la caricia no dada pero pretendida, de la mirada fugaz pero atrevida, que se puede comprender del no haber querido estar herida, que se puede temer si con eso me das la vida?

lunes, 10 de agosto de 2009

Alguna hoja, maltratada, remendada, invadida, despojada, hablando fuerte, añejando la memoria, repitiendo el camino, danzando sobre las palabras, generando el nervio promiscuo de lo insensato y la suavidad del viento.

Alguna hoja debe haber, para escribir repentinamente, en el tiempo apurado y derretido en la mano, que habla acompasado delante de una mirada sin ojos, observando atento su propio paso, besando el aire, mandando anuncios de languidez y belleza contenida.

¿Todo bien? Es dudable el bien y el mal de este dia, llueve antes de gotear y el sol pasa de largo doliendole al tiempo su indecisión. Dejando rastros la mano fría rondando la caricia, alegría medida, así esperando tu sonrisa, que quien dice cambie el dia, este día tenue que te espera, esta tarde roja que se desespera, mascando entre dientes el secreto, mirando atenta los pasos que vas dando tras una neblina de gente.

Si, caminar sobre la hoja, con los pies escribir, con los dedos tratarte, tratando de tocarte, magullarme los versos, guardarlos serenamente en los archivos informáticos, para cantartelos, al descubierto.

lunes, 20 de julio de 2009

¿Y si te das cuenta?


-->
Uy uy uy. Aspirás a la felicidad, felicidad es pasarte una crema por el rostro y dormir sin culpas. Las sábanas limpitas y con olor a muelle de rosas. Aspirás, pero sabés que lo que no querés podría tentarte. ¿Qué pasa si te tienta? Mejor armarte un modelo para seguir el camino, algo así como rutas de Fórmula 1, siempre direccionadas y perfectamente ubicadas en nuestras memorias. No tenés que hacer el esfuerzo de inventar, quedate ahí, uy uy uy, permanecer dentro del camino.
Rodear el lápiz con tus pensamientos, pero dejemos de pensar porque pensar es sólo pensar, ¿quién quiere pensar? Seguir, no agrandar la imagen del recuerdo, mejor achicarla en una cámara regordeta y maltratada. Por delante los vientos de calma, por el horizonte el sendero trazado con risas y merecidas vacaciones.
Uy uy uy, que no se te escape, que no te importe, lo que importa duele, más allá del obelisco hay un río tan grande como lo que no es menester cruzar, ni entender. ¿Cruzar el cielo? ¡Ni ahí! No, sólo el puente, no vaya a ser cuestión que en el avión se agoten las turbinas y las bebidas. Quedarte mirando tu propia imagen, no ver otra, ver es reflejar, en el reflejo arrugás, no querrás saber, que feliz tal vez no puedas ser…

"So, wait for me this time"

Pensaba en el Starbucks, ¿se puede beber un beso?


Caminar en la corteza de la nieve y el escalofrío del alma. Papel en mano, anteojos guardados, vaso hirviente, pasión extrema, callos, sin temor. Pasar del otro lado, cruzar la calle y descifrar una esquina. Un Yonge and Bloor sediento e hipodérmico. Mirar alrededor, de costado, tantas almas. Cuantas vagan secretamente por las miradas, buscando destinos y satisfacciones, penetrando en la aorta con caramelos y secretos nocturnos, pasearse por los comentarios, o por la ignorancia, ahí encuentran su lugar la elegancia y la discreción, los murales y el olvido, la pereza y el ejercicio, la libídine y un broken heart.


Dos si, otro sabor a postal, me urge detener el pensamiento, volver al lago Ontario y comerme el pez que no he visto, sentir el enorme frío paseante mascando pedazos de chocolate, calmando la ira.


El TTC y el camino. Un parque, soleado, sereno, secreto, sediento, sentido. No más góndolas, las manos abiertas, el tiempo es now, oliendo gaviotas, pisando arena, deber es no mirar afuera, querer es salpicar música y te en la mesa de madera.


Traer lo que se lleva. Se necesita valor y cordura, volver no es volver, es retrocediendo. Yes, It should be.

martes, 14 de julio de 2009

Política


-->
Oh, qué torpe es la política. 20.000 años de angustia, suciedad, erotismo carcelario, discontinuidad de almas, excremento ambiguo. Qué torpeza, qué indigencia repentina, saturada, opacada, desvestida, segregada, anunciada, proferida, que torpeza inútil y pausada, como diente hincado en el secreto, como pétalo desatendido, amable, creativo, pero débil, injusto, maltrecho y desenamorado. 

Qué carne podrida, lamentada, conyugada, amedrentada por el ocaso, destruida por el orgullo, encarcelada por la mermelada de océano descompuesto, enmantecada por la sangre fría y la agudeza de la insalubridad. 

Oh, qué incestuosa es la política, machacando juntos al robo y a la plegaria, a la mentira y a la retórica, con un cormorán volando sobre los barcos y una raba inutilizando el espíritu. 

Oh, qué entusiasta es la política, discursiva como el legado de Aristóteles y blanca como los sedientos cretinos. Qué canasta de migajas, puerta a puerta, promesa a promesa, en el secreto vive y muere, congeniando con el mal etéreo y presente. 

Oh, qué disgusto, politizar una palabra, destruir una poesía, una herramienta, un clavo, una pradera. Voluminosa y fuerte, pero vaga y negligente. Para los políticos, un poco de vanidad, para verse cara a cara por fin, con la deslealtad. 

Oh si, qué decepción, el gusto de la traición.

miércoles, 8 de julio de 2009

¿Vendrá?


Hay que ver, el paraíso huele a cercanía. Colgados de unas barras paralelas están los espejos, como muestras que no había sospechado, de estos inútiles olores a moluscos. 

Más allá una flor, eclipsada por la noche, tapada por los abrazos. El frío se suspende, un stand by necesario y pausado, y los derrames de la luna caminan sobre las hileras que conducen a casa. Caminando el viento, suave, manso, retrasado, obligándote a resistirte entre gorras y telas.

Escucharte es reír en mi estómago, hacerle un tributo a la paciencia, sonreír dentro de mis medias, besar el jugoso aire de Puerto Deseado. A lo lejos las nubes dan el pleno espacio para pensar en la nieve. ¿Vendrá? Nada viene sin traer sobre el dedo una llave. Son altas las horas, largos los paseos por la cafeína, la miel en la heladera, y el retraso en la entrega es una incógnita. ¿Superaré? Cocinar caramelos en la noche, un suspiro y adiós…

miércoles, 24 de junio de 2009

La mujer sin tiempo

La mujer sin tiempo. Ir de acá para allá, pero allá y allá. Hurgar una vesícula, moler un poco de maíz a la intemperie, maniobrar sin volantes en las rutas que tardan horas en descubrirse, masticar salame sin milán ni jamones machacados…tomarte el dolor en serio…comerte una cereza sin fresa ni queresa, ¿es una lagrima la que cae? Quizás es el tiempo, que sale a regañadientes, como urdiendo una trama para la desesperación del insolente.


La mujer sin tiempo, un regreso, un remedio.


No depende de quien seduzca, sino de sentirse seducida. No es del tiempo, es aprovechar un tiempo. La clemencia hierve, oye, tiene venas, vive. Hay escritos mojados, tiembla la epopeya que escribe el astro sobre la tierra, hay perros que te corren y esperan en la puerta de una iglesia, si no entrás te muerden, sin tiempo es estar sin tiempo, acongojada sin salir al aire, respirar escasamente de la manifestación oculta, tiritar, escasear, engripar la enciclopedia, estudiar para malgastar, la mujer sin tiempo, cargar, otra mochila secreta, necesitar tocarte, amarrarte, elevar ajíes, no poder hamacarte, cocinar dentro de la cuchara, mover una caja, la mujer sin tiempo, no es mujer, no es tiempo, no es en serio, es cautiverio.

lunes, 1 de junio de 2009

En el alma me entrego


-->
Intentar, dar lo mejor, eclosión de esfinges suministradas por el palabrerío artesanal del encuentro y la atrofia de la individualidad. Recurriré al incienso, la perla del día es un secreto, me daré un baño bajo las estrellas para escapar. Ese sinsabor del dar, esa contrariedad de las palabras escurridas bajo el encanto del momento, ese pesar del saber del bien o del mal, quietos motivos que me despiertan, otros tantos que no me permiten terminar de estudiar, ¿soy yo la que no lee?, ¿es el hambre y la infamia del tiempo que se escapa como ave en el paraíso?, ¿es la poca articulación de la estructura diaria o los escasos bombones que me como por mes? 


Ayer salpicaba entre las calles un lamento, y una maldición tirana y descortés se esfumaba mientras la música de mi Samsung triangulaba por mis orejas. Son tres ángulos, una observación de las perspectivas distantes (¡tan distantes son nuestras perspectivas!). Uno ve, el otro mira y aquel ejecuta, uno ordena, aquel obedece y el tercero asiente con la mirada y la poca tirantez de la defensa. Es un juego orquestado del que es muy difícil suceder en ganancia. La ganancia aprieta los bolsillos insaciables, la negligencia apunta al hacer común y lo venidero tiene fiebre. 

¿Hacer más o sólo lo necesario? ¿Olvidar o apuntar al cadalso? Hubo un tiempo en que el abrazo agonizaba, tiraba de sus pelos unos besos y escupía sus desgracias, pero hoy huelo en el ambiente matutino de Puerto Deseado la incipiencia de la espera, esperar un milagro, salvar un corazón, una gaviota regordeta y ovalada se nutre de los restos, y los restos son ofertados al que quiera comprar, u obtener, o verse beneficiado, sin dar de sí un alma, sin tirarla, sin mutarla, sin dejarla, sin reciclarla, sólo darla, dártela, ¿no la ves? 


Es eso lo que tengo, aguanto, y en el alma me entrego, aunque sólo sea por una nota, o por una página rota, por un trocito de tu ser. Un alma, sólo un alma, no un billete, no una suela, no un abrigo intenso, no una nieve derretida, no un reclamo ni un beneficio, como tantos cansados por ahí de la insolencia y del ruego capital, sólo el alma.

martes, 12 de mayo de 2009

El silencio entre las voces


-->
Ya conozco las voces del silencio, nunca crearon tantas estratagemas en mi inconciencia. Delirantes sueños, sarcasmos descriptivos, escenas del polen entre las olas y el frío, pero los aromas de lo imposible convergen en el anillo del anhelo. Son espasmos, magnitudes, derrames de besos experimentados en las travesías del inconsciente, como agujas saxofónicas crecientes que pinchan la demencia. Te abracé una vez y respiré profundamente como quien mira una salida de sol en pleno final, es querer seguir agitando las almas, es querer seguir agonizando y soñando con los desvelos, es querer tenerte en el reflejo de cada mirada que crucé esta mañana al partir de casa…se ve la lumbre, el desierto, la risa y lo hipócrita de la necesidad de la satisfacción…se ve la calidez rozando las aceras, como rascar un poco algunas piedras y congeniar suavemente el camino del escape…me voy corriendo, agitada y enérgicamente camino, disfrazada de la alteración de lo que atrás queda.

miércoles, 29 de abril de 2009

No está destinado, ni cruzar el mar a tientas, agazapada e intentando abrazarte. No está destinado olerte, la magia no se guarda en especieros ni en frascos de legumbres, la magia se enciende en el alma, la magia calma su incertidumbre al mirarte, pero no está destinado que los humos sean percibidos por los campos antes del incendio, no está destinado. No está destinado pasearse por una costanera fría, las gaviotas cantan en el desastre perpetuo, no son esos cantares como tu voz, no es lo mismo. Quedan tus ojos mirando por la ventana, el ideal no descubierto, los hoyos claudican entre tierras y gotas de agua, los arrullos del rumor son insolentes y cualquier decreto de palabra y estupidez que danza en estas calles es aceptado como sincero, sin la contemplación del valor ni las efemérides de la verdad, lo que se escucha se acepta, lo que se calla enferma, no está destinado que los secretos se guarden y los inventos se callen, pero está destinado amarte, sobre la sombra o el olvido, sobre la inercia o el silencio.

lunes, 20 de abril de 2009

Meterte, ahí dentro, ahí donde molestás, ahí donde podés insultar, ahí donde hacés mal y podés disfrutar, ahí donde condensas tu vida en un momento para vivir la de otro, o para perjudicarle, por perjudicar nomás. Ahí donde la calvicie de sueños te satura, ahí donde no sabés querer, ahí donde tantas veces estuviste y tuviste el efecto deseado, ahí querés volver, ahí, sólo porque querés, porque amanecerte entre sonrisas no es tu deseo, sino entre risas frescas de hipocresía e insensatez. Ahí, ahí donde creés que hacés doler, ahí donde sabés que hay un humo feroz que podés provocar sin que se cocinen los buenos deseos, ahí donde canta la tremenda intolerancia, ahí querés proceder. Ahí, unas sanguijuelas molestando el aliento de los visionarios, ahí las ideas querés ver retroceder, ahí, con una injuria someterlas a tu poder, sin saber que el poder es un terreno del viento y de los polvos, y como al hielo verás anochecer.

martes, 14 de abril de 2009

I want you, but you are so far


-->
Miente la serena tempestad, huye de los campos, la tierra aislada se condensa en todas estas miradas que vagan secretamente sin ser vistas. Los ojos parcelan la esperanza, todo es mirar y callar la voz verdadera. Las habladurías maquillan el pueblo, lo disienten y lo alejan del silencio, pero en vano es negar y aplacar el universo, todo está allí para ser dicho por los desparramadores del vientre ancestral de la injuria. 


Muerdo un hilo de viento, en la tarde huyo a contarle a las nubes el secreto, pero el murmullo del gentío es tan constante que la burla es lo que más me saca ampollas en la palabra. 

I want you, but you are so far…Lejos está tu abrazo, y lejos tu sombra. En la meseta surgen las ovejas, la lana alimenta un calor distinto, pero por dentro aun quedan fríos desalientos. Permanecer a la distancia, calmar el hambre, nada de errores, basta del engranaje que todo lo mece perfecta y grandilocuentemente…

Festejaré el futuro, abriré mis párpados y por sobre mis pupilas el sol dibujará una huida. Huiré de los mares, saciaré mi apetito con una palabra, criaré una esperanza, amansaré la lumbre entre mis dedos, querré domar las fieras internas, porque los embestidores no retroceden, sólo se calman con una caricia, temblando en la delicadeza, y esbozan un suspiro para después continuar…

Más hipócrita que el viento


-->
Hacer mímica ante la gente me bloquea…¿no estamos la mayoría del tiempo haciendo mímica ante la gente? Flotamos en muecas, ocultamos las expresiones verdaderas, le tememos a la verdad, a la nuestra, como se le teme a su efecto. Tenemos hipocresías concretando sueños delante de nuestras miradas, cubrimos con risas superfluas nuestros elevados egos…paseamos por el infernal descifrador de secretos, ¿a quien más le podré ocultar lo que pienso?


Es una apuesta a favor de las matemáticas, dame más inconciencia y te daré más sonrisas, huiremos vestidos de santos por las calles del pueblo, y en el fragor del hecho repatriaré mis insultos y mis malos pensamientos… ¿No te harta la decencia? ¿No te nutre la indecencia? ¿Hasta dónde crearemos fantasmas, a quienes miramos como adorados niños? ¿Hasta dónde una risita de criatura feliz cansada del dolor y del olvido? ¿Cuándo vuelve la transparencia a brillar, cuando la sinceridad a picar diálogos sin dormitar? Este ser es más hipócrita que el viento.

martes, 10 de marzo de 2009

Nada brilla como vos


-->
So many mistakes…pero la fiebre descarrila una energía pasajera. Tengo tantas costumbres que aprender, tirarme en la cama y pensar, sin reaccionar, en la meditación profunda de los celos. Caminar un poco, dejar de sofocarme ante las negativas, porque una negativa es pervertida sólo si la negación se come una ilusión conscientemente. Cuando orgullosos son los árboles, la savia es una reaccionaria guerrera. Me meto en esos cubículos de alteración y lloro…en la soledad contraigo mi serenidad y paso a confundirme, porque las cosas no pueden ocurrir como siempre necesitamos, ni pasan advertidas cada vez que lo pretendemos. Hay negación, hay desamparo, hay que aceptarlo.

Sin embargo, dejo de embargar los momentos en que me pongo a pensar en las tonterías pensadas, cometidas y modificadas, y paso a preguntarte: ¿Te desviste esta mirada? ¿Juega con las palmas de tus ojos que resplandecen cuando todo se apaga? Brillos hay demasiados, brilla un incendio en pleno malestar, brilla una cárcel, brilla la saliva en el parloteo, brilla la escasez delante de los hambrientos pueblos, pero nada brilla como vos, nada como los cetáceos que danzan en tu mirada, nada, nada…