sábado, 26 de agosto de 2017

Querer amar

Que lindo es acariciar, que lindo es querer acariciar, ojalá nunca nos acostumbremos a no acariciar, ojalá nunca nos acostumbremos a no querer acariciar. Parar de sentir es una sensación que no nos tendríamos que permitir, dejar de sentir sería morir. Pará, volvamos al inicio, bebí demasiado de tu maleficio, todo es quererme acostar y ver mi alma al lado intentando madrugar, pero yo me quiero quedar, detenerte entre las sábanas, y tu fantasma sale por la ventana, ya no sé si quiero soñarte o comenzar a dejarte, total el tiempo es un carpintero, que todo lo modela a su antojo con esmero. Pará, sigamos hasta el final, de secretos ya me harté tanto que prefiero quedarme sola bebiendo en cualquier respaldo, música me perseguirá pero yo a toda ella no querré escuchar, me pararé delante de sus cuerdas y apostaré a degustar sólo las orquestas, ¡para qué quiero tantas palabras que no se creen ni sus propias mañas! Pará, volvamos al inicio, que lindo es amar, que lindo es querer amar, ojalá nunca nos acostumbremos a no amar, ojalá nunca nos acostumbremos a no querer amar, no creas que es perder la libertad, porque la libertad comienza cuando tenés una oportunidad.

No hay comentarios: