jueves, 18 de octubre de 2018

Vida de momentos

Vida de momentos,
lo celebro,
cuándo,
cómo,
dónde,
cada cosa tiene
su argumento,
y también su libertad
y su secreto.
La soledad y su inercia
van encantando
la obligatoriedad
de vivir con este viento,
angustiada cuando ataca
pero admirada
cuando se calma,
sus fronteras
te acomodan el pelo,
y sus ventanas abiertas
llenan la casa
de desconcierto.
De más está decir
que no me lamento,
de última imagino que tu boca
se pasea entre las partículas
de la tierra,
y ya no me quejo,
todo puede ser si lo invento,
hasta que el viento me abrace,
y que sean tus brazos
los que siento,
que las ráfagas me hablen
y que sea tu voz
la que oigo por dentro,
como si eso
no existiera,
soplando
o no soplando el viento,
bramando
o no bramando los techos,
porque la vida
es de momentos,
y no me quiero perder ninguno
porque te pienso
todo el tiempo.

18 de octubre de 2018.



No hay comentarios: