viernes, 24 de agosto de 2018

Viene la primavera

La primavera viene caminando
por allá,
pero no llega
por acá.

Y así como los autos
no guiñan
en las esquinas,
tus ojitos están cerrados
para el que mira.

¡Tan necesaria es tu mirada!,
que se siente a leguas
cuando se congela,
porque es alrededor de su oasis
donde todo se alegra,
es en su juego
donde las hamacas festejan.

"Bajá de la nube
y subite a la realidad",
pregona la humanidad,
pero de vez en cuando me parece
que en tus ojos puedo aterrizar
y para siempre estar.

Te quiero dejar,
mi raciocinio alumbrar
como lo pregonaba Kant,
y al rato te vuelvo a pensar
y me convierto en la insolente estúpida
una vez más.

Pero la estupidez es un gorrión
que canta por las mañanas,
y tan verdadero es su canto
que me da por hacer
lo que me da la gana,
alumbrarme de vos,
taparme las heridas,
dejar de confabular
con sonrisas de mentira.

La Primavera viene caminando,
me siento confundida,
y tal es mi admiración
por la vida
que, confusa o no,
y sin energía,
no me siento arrepentida
de haberte soñado,
resabio de ira,
silencio que grita,
amor de mi vida.

24 de agosto de 2018









No hay comentarios: