sábado, 25 de agosto de 2018

A.O.

Las cosas se me escapan
por mi hueco tiempo,
tengo una hendidura hueca
en el beso que no te he dado.
Me duelen las lágrimas,
paso de vos
y no puedo
porque te quiero,
me lleno de vos
y no puedo
porque no te veo.
Tengo huecas las palabras
donde pasan todos
los pensamientos,
donde te pienso,
donde te siento,
donde puedo verte
y no puedo,
donde imagino,
y yo quiero vivirlo,
y no puedo.
Prefiero los días de semana,
el trabajo,
el tiempo libre me hace acordar
de vos
y en el fin de semana siento
amor.
Que no sea sábado,
que no sea domingo
ni feriado,
quiero estar llena
de días varados,
donde no pasa nada,
y pasan los estados,
y no los veo
ni los atrapo.
Quiero que no pase nada
y pasa de todo,
es como el ramo,
que agarré de prepo
y sólo era prestado.
Todo parece soñado,
ya basta de sueños,
no quiero ya solaparlos.
Hago ejercicios
y todo es en vano,
la cinta se aburre
hasta de mis pasos,
así que la dejo,
total todo es en vano,
hasta ejercitar los brazos,
para qué,
si no puedo darte un abrazo.
Te odio tanto,
y tanto te amo,
no sé si será verdad
o sólo es un afano
que le hice a la imaginación
un día de mayo.
Pero siento por vos
lo que no sentí en años,
un motor que se calienta
cuando no es verano,
un remolino de dudas
en medio del rebaño,
una ilusión óptica
en el abecedario,
una sola vocal
en mi armario,
y entre mis cosas
una nota del diario.
Pero siento por vos
todo lo que es en vano,
recorrer un camino
sin una guía a mano,
pero que es tan hermoso
como tirar piedras
en el lago.
Vámonos a algún lado
donde no hayan pasado aun
los sueños que no hemos soñado.
Pero siento por vos
lo que nunca voy a decirte,
te amo.

Hoy.




No hay comentarios: