jueves, 21 de diciembre de 2017

Entre la primavera y el verano, desde el año pasado

¿Es la noche terminar? ¿Es el reggae una consigna para bailar? Todo se muestra acomodado en la etiqueta del traje societal, hasta para besar hoy hay que explicar, si es por esto o por aquello, si es una obligación o del corazón un acierto, si del gato es sólo una extracción de pelos, si la monotonía es una ironía o es algo que el silencio necesita. Lo que se queda, ¿también algún día se va?
Necesitamos con tanta necesidad al amor que para conformarnos con lo que hay lo negamos, porque es más fácil dejar pasar que con su fe amalgamarnos. Y a veces hay tanto amor reservado que se va venciendo, en una lata, callado, y sobornado por la vida de un asalariado, en una despensa, con la fluidez espesa, con una contradicción en su cabeza.
¿Para qué engañarnos?, es más fácil no amar y seguir pecando. Te quiero y hago cualquier cosa, aunque sea en vano, pero cuesta sobrevivir a los halagos, lo sé, no es algo que se pueda dejar de lado.
Dudar, ¿será posible dejar de dudar? Y si es algo tan humano, ¿por qué no es posible tomarla como un error que vemos pasar a nuestro costado? Creería que las creencias son tan subliminales que te van cegando el alma, y sin embargo es tan hermoso creer que volvés a hacerlo una y otra vez por el placer de estar enamorada.
¿Y si los bebés no fueran muñequitos de cara? No pasa nada, una vida es mucho más que una buena fachada, no hay que dejar que la belleza externa sea tan tajante en su intento de conquistar las miradas. Cada revolución fue iniciada por un corazón, por una pérdida de la razón, y si las mesas de luz no tienen cremas pueden tener en su madera un sueño que te vuele la cabeza.
Empezaron las vacaciones en la escuela, en las mañanas descubro que el rumbo fue viciado por mis ganas de salir de este suelo taciturno, los estudiantes no recuperaron lo suyo, que es eso de estudiar para cumplir el objetivo de cada uno, ¿y cuál era el tuyo? Varios de ellos estuvieron ausentes en la etapa recuperatoria, y también estuvieron ausentes en la trayectoria, si la mirada estuviera perdida, ¿es menester encausarla para apuntar más arriba? ¿Doblaron los sueños por una esquina? ¿Se confundieron de doctrina? ¿Iniciaron un revuelto en la sartén y quizás no sepan a quién le dibujaron su firma?
En mis manos parece que hay un aroma tuyo, descanso, pero no quiero tener mi amor en desuso, mi alteración está en stand by y sólo necesito soñar, con vos ardiendo entre mis labios, y tu iluminación pegada al reflejo de un vaso. Te mando un abrazo.

21 de diciembre de 2017

No hay comentarios: