domingo, 3 de septiembre de 2017

Más de la una de la tarde



No quiero escaparme, en este mundo confortable me siento cómoda. Aunque poco apreciable, siempre conviene ser distante cuando sos presa de los contrastes. La piel de Dionisio me tienta tanto como el aroma de tu cuello, carbonizado por el sol, atentando de erudición en la partida de esta sofocante estación (que sale a pasear en las cuatro ruedas de un auto de colección). 
El mundo de las palabras no se termina, ¿cómo terminar con la indecencia que me contamina? Abro la puerta del patio y siento un olor a pollo al horno que me suplica cerrar las paredes de los quehaceres y lanzarme a la caminata que más me tiente, esa que se pronuncia en tu piel, esa que ejerce en mí un compungido bien (“requete” bien), pero la imaginación es apenas un placer, y no es tan desquiciable como poderte ver. 
Lucy trató de posarse en el camino de unos pájaros que pararon sus orejas ante esta canción que suena ahora, pero nada la distrae, como a mi nada me aparta de tu silencio atroz que atraviesa mis pesares. 
Donde comienza mi omnipotencia termina tu paciencia, todo es un desglosar sentimientos de indiferencia aplastados por la incoherencia (¡voy a terminar mi tarde comiendo unos sorrentinos que ha hecho mi madre!), y donde la laguna me muestre el contenido de mi alma quisiera que te me unas en calma, pero no se le puede pedir suavidad a la solemnidad, ¡todo es tan confuso que hasta prefiero leer a Confucio y no a los dramaturgos! 
En este mundo donde al amor abunda poco, como desearía que te me pegues “un toco” (como dicen los chicos en la escuela), y deslizar nuestras piernas en la acera, total los paseos son de todos, y más para el amor, que lo pueden hacer hasta unos portones sonoros. 
Desmembrar la lucidez, arrancar la peste de la locura, sostener la ilusión de las venas y amarnos como enredaderas, ¡entre los brazos de una bañera! 
Más de la una de la tarde, momento ideal para seguir soñando que los cristianos y los musulmanes hacen las paces.

03 de septiembre de 2017

No hay comentarios: