domingo, 15 de julio de 2018

De ahora, pero de siempre

Yo no sé si te llega todo
(el todo es demasiado extenso)
esto que siento acá,
pero es muy fuerte,
ferviente,
latente,
me hierve,
creo que va en contra de la gente,
(de quienes creen en lo aparente),
de aquellos que no viven
y tampoco te hablan de frente,
y con lo que siento
hasta parecen conectarse
las sintonías
de la televisión,
que un día se desunieron
por la tentación,
porque cada quien emite
lo que le da veneración.
Trato de olvidar,
mis fuerzas juntar,
mi energía resucitar,
pero te veo en el mar
como una ola más,
y la inteligencia
se comienza a desparramar,
como el exiliado
que no vuelve
y nunca volverá.

Siento los lazos del mundo
abrazando mi cabeza
hasta cuando respirás,
no te lo puedo negar.

¡Hay tanto desperdicio de tiempo
en esta inmensidad!,
pero aprovecho al viento
(que me sacude el alma una vez más)
para llevarla donde estés,
¿ves lo que realmente ves?

Los rulemanes domingueros
le arrullan al corazón,
que se duerme con su trompa arriba
esperando tu caricia para la reconstrucción

El libro es lo único que me distrae
de vos,
no es su forma confusa ni su contenido,
pero me ahuyenta la conciencia
del pecador.

La tarde se ve atravesada
por una frase
en su columna vertebral,
y el exceso de ardor patagónico
infla la tempestad.
Puede haber una contrariedad en cada página
porque no me puedo concentrar,
hay un deleite en la distracción
que te piensa cuando no hablás.
¿Cómo es que un párrafo
contiene tu arrogancia?
¡Hasta los bicho feos le huyen
a esta tarde rancia!

"No puede ser que estemos aquí
para no poder ser".
Mejor olé tu siembra en el campo
a cada paso que des,
que si te interesa
yo estaré.
¿Minuto desorbitado
o cuento mal contado?
La libertad tiembla de frío
con este finito abrigo.
Vamos a ver qué pasa
si te beso,
una y otra vez
en eso pienso,
cuando la paciencia se me acaba,
o cuando me pongo a observar rayos
con la madrugada.

Mezclé la hipótesis
con la imaginación,
pero todavía no decido
si usar un pijama o un camisón,
cuando hable de "te amo"
en el sillón.

Quiero cada cosa en su lugar,
pero no sé si será una posibilidad,
y si llego a tener tu beso
te puedo acondicionar
tu cuerpo,
tus pestañas,
tu alma
y hasta tus escamas
entre la meseta y el mar.



04 de febrero de 2018 y hoy.

No hay comentarios: