martes, 24 de abril de 2018

Días de abril

Caramba, al final el amor parece ser algo más hermoso que el amor mismo, tiene otro color cada vez que vuelve del abismo, porque no tiene patrón, todo en él es distinto, rico, no tiene forma ni cinismo, no renuncia ni persiste porque parece estar en todas las cosas, cada vez que en el mundo la desconfianza sobra, aunque no sea visible entre las sombras.

Si sentís que tu corazón late por alguien, aunque concretes todo lo otro que se te cante, siempre existirá esa sensación de haberte quedado aparte. Es inentendible lo que parece a simple vista posible, coincidir, que la casualidad se repita con continuidad, que las cosas que sentís por dentro perduren, aunque nunca sepas por qué las seguís sintiendo, ¡eso es tan de querer seguir viviendo!

No es necesario tocarlo ni admirarlo, conque viva, el amor es suficiente para entender por qué lo sentimos aunque no demos ni un solo paso. ¿Y si no fuera egoísta? ¿Y si mirara siempre más allá de su propio faro? ¡Todo estaría tan claro!

Cada rayo que ilumina el mar lo llenaría hasta el hartazgo, no necesitaría consumarse, con prender una vela nunca se haría tarde, ni temprano, ni se preguntaría por qué está tan solo, y no trataría de entender por qué sigue adelante. Ese sentir es un completo embudo irrealizable en lo material, pero apetecido por una enormidad. Entonces, ¿por qué sigue adelante?

Él no se lo preguntaría tantas veces, de nada servirían las insensateces, todo el mundo buscaría respuestas y el sólo necesitaría mirar abajo de tus cejas, vaya responsabilidad, la de adornar el planeta con tamaña preciocidad.

La vida hermosa que tenías dentro me alcanzó, y en el horizonte apareció, pero estamos en la encrucijada del tiempo, con gustos distintos y desparejos, en otros terrenos, la meseta y la montaña unidas sólo son un reflejo. Los luchadores no se quedan en sillones y los pensadores no enloquecen con los aviones, porque una y otra vez dudo, dudo una y otra vez, todo el tiempo (¡todo el tiempo!), y aunque sabía que tu ser se movía dentro mío, una necesita sentir cómo se mueve en el aire, y sentir tu aire, el aire, ese aire, tan aire, aunque estuviera desatento, pero no puedo, lo intento y no puedo, es luchar con lo que nunca tuvo arreglo.

Si el amor parece ser más hermoso que el mismo amor, entonces pues, me conformo con este invento, es la única forma que encuentro.

Abril de 2018.

No hay comentarios: