miércoles, 14 de marzo de 2018

Las cosas "duraban terriblemente"

Y las cosas duraban terriblemente,
un caramelo se acomodaba en la boca,
el sueño se pasaba horas durmiendo sobre tu sombra,
una canción se escuchaba una y otra vez en la rokola,
la lluvia se relamía los labios entre sus propias gotas,
nada terminaba y todo seguía como ahora.
Si querés estudiar, vas a tener que esperar,
un año más,
embromate por llegar tarde donde no querés llegar,
conformate con no ver sus ojos un día más,
total, ¿a quién le puede importar?
¡Me gusta lo que no se puede lograr!,
es tan mítico el encuentro entre el bien o mal
que siempre vuelvo a intentarlo una vez más
el quererte enamorar,
cuando la barrera no puedo traspasar
porque no la hay.
Las cosas duraban terriblemente,
los minutos me observaban desde el mueble,
no se animaban ni a moverse,
yo mirando las botellas de malbec,
y sacándome fotos al revés,
porque otra cosa no podía hacer.
Si querés olvidar te vas a tener que resignar,
apostar, anticipar, y a tu voluntad desequilibrar,
te quiero tanto y no te quiero olvidar,
pero este deseo, ¿a dónde va?
Mientras tanto pienso en la técnica a utilizar,
la venganza no se hace esperar,
y el mar me quiere llevar,
yo no me quiero ir, no te quiero dejar,
aunque nunca te vayas a enterar,
ni tengas la responsabilidad
de mi bien y de mi mal.

Martes 13 de marzo de 2018

No hay comentarios: