jueves, 9 de noviembre de 2017

Ser distinto

Nadie puede amar como uno ama, como vos amás, como otro ama, como todos amamos, como vosotros amáis, como ellos aman, porque las formas de amar son muy distintas, tienen fuerzas distintas y hasta besos y potencias distintas.
Los abrazos son de hielo, de papel o de fuego, la intensidad es tan distinta que hasta los corazones parecen creados en tiempos distintos.
La soberbia es muy distinta, los yoes son tan distintos que hasta uno puede seguir y el otro no podrá dormir.
Surgirán lágrimas distintas, unas de emoción, otras de dolor y otras de ofuscación, retendrás lágrimas u otros te abrazarán con ellas.
Tal vez también haya intenciones distintas para llorar, y habrá quienes no quieran ver el llanto por temor a quedarse pegado.
En el amor la elevación también es distinta, algunos necesitan estar arriba para sentirse más fuertes y otros se elevan sin escalar. Además, hay quienes se conforman manteniéndose por lo bajo y en el anonimato.
-Perdón por haberte conocido, estaba tan bien en la soledad, que me di cuenta justamente ahora que estaba sola, antes no lo notaba, ni se me ocurría pescar con esa caña de fuego, andaba expirando risas en el terciopelo. ¿Quién me habrá mandado a amarte, si estar de paso por la fantasía del mundo era uno de mis mejores lugares?
Aunque me siento poderosa, yo determino el fuste de mis fronteras rocosas, y me siento débil, aunque puedo acelerar la internación de mi corazón, ¡él está poseído por este amor!
Hay presiones distintas, métodos distintos de asentamiento espiritual, pero la ceguera es más torpe que la estupidez, porque no sólo no ve sino que cree que ve.
Hay encuentros distintos, ánimos distintos, valentías distintas y vergüenzas distintas. Hay latires distintos, necesidades y hábitos distintos, voluntades distintas, distinta libertad. Una no es mejor que otra, son distintas, distintos somos y a la distinción nos entregamos, vivir es ser distinto, ser distinto es ser.

09 de noviembre de 2017

No hay comentarios: