domingo, 12 de noviembre de 2017

Camino

Durante estos días voy por un camino desconocido, un trayecto al que vuelvo siempre, pero es desconocido. Su perfume sabe a humo, fluctúa entre la austeridad y la exacerbación individualista. La libertad tiene sabor a indiferencia, y cada paso que voy dando es un aprendizaje más que duele, pero me estoy esforzando para saber a qué viene.
Me paseo entre las velas, y no puedo recordar qué significa, pero cuando uno siempre vuelve no queda otra que escuchar sus ironías.
Me metí por un sendero peligroso, insuperable, acomodable al encierro, determinante, y no sé si seguir o volver, porque los cerámicos son espesas hojas secas que van crujiendo por la pesadez de mis pies, eso siempre ocurre cuando no creés.
Me tengo que conformar, no siempre seguir caminando es lograr lo que uno ha soñado, pero sigo, adelantándome a lo que pasará mañana, y dejo un espacio pequeño para lo que hoy voy haciendo, que no es mucho, por temor a equivocarme, por miedo a perder la oportunidad de elevarme.
Las curvas son inyecciones, creí entender que la medicina cura las lamentaciones, pero cuando se te pone el alma en punta, ni siquiera el veneno te saca la curda.
No voy planeando, no voy concretando, sólo pensando, el camino es incierto cuando vas imaginando, se te nubla la voluntad y toda artimaña para terminar se hierve en una olla con docilidad.
Quiero querer y no doler, quiero que el corazón se me haga sostenible al ser y al deber ser, ¿cómo se hace? Olvidar sería la forma más simple, pero, ¿la más valiente? ¿Es menester ser valiente o es preferible ser inconsciente?
En la esquina que doblé ayer te vi, pero no te seguí, quiero que vos me sigas, pero ya no te vi. Ser indiferente o ser diferente no te hace más humana ni te hace menos mundana, sacarle el troquel a la cajita del remedio no significa que haya menos misterio, todo se hunde en lo posmoderno, nada me conmueve y todo se remueve.
Vivir es ese acto peligroso que nos hará mejores si nos dejamos de temores, pero cuando no los hay, vivir puede ser el camino que no recorrerás.

12 de noviembre de 2017.

No hay comentarios: